Advertisement
Viernes, 22 de enero de 2021

Por qué la miel es buena para la tos y el dolor de garganta

Una de las ventajas de usar miel para aliviar estos síntomas es que resulta económica y es un producto natural además de ser un edulcorante saludable

Dos inseparables de los resfriados son la tos seca y el dolor de garganta. Para aliviar estos síntomas, los médicos evalúan la causa de la enfermedad, y si es posible tratarla con un jarabe para la tos seca. También, durante años ha sido utilizada la miel como paliativo para el dolor de garganta y alivio de la tos. Conoce las bases del uso de este producto y si resulta beneficioso.

Alivio de los síntomas del resfriado con un producto natural

Antes de indicar cualquier tipo de tratamiento, los médicos se aseguran de conocer el por qué se produce la tos. Este síntoma es un mecanismo a través del cual el organismo despeja las vías respiratorias, logrando que el aire transite de manera más fluida. En resfriados, la mucosidad que generan los virus y bacterias se acumula, entonces se genera la tos para expulsarla.

Muchos medicamentos son usados para aliviar los síntomas del resfriado que resultan molestos y que duran más de una semana, como la tos. Incluso se ha investigado el efecto de la miel sobre estos síntomas y se ha encontrado efectiva en algunos casos.

¿Cuáles son los efectos benéficos de la miel para el resfriado?

Una de las ventajas de usar miel para aliviar estos síntomas es que resulta económica y es un producto natural. Además de ser un edulcorante saludable, pues no requiere aditivos, la miel posee otros beneficios para el organismo.

Se ha comprendido que la miel tiene potencial efecto antiséptico, expectorante e incluso analgésico. ¿En qué se traducen estos efectos? Que al sufrir un resfriado, se puede barrer los microorganismos presentes en las vías respiratorias, expulsar la flema que origina la tos y generar alivio al dolor en garganta.


Tomar una infusión o un jarabe con miel puede aliviar los síntomas más molestos del resfriado. De hecho, la combinación de la miel con el limón genera un beneficio extra, pues la fruta confiere un poder antioxidante por su composición en Vitamina C, lo que disminuye el tiempo con los síntomas.

¿Todos pueden tomar miel para la tos y el dolor de garganta?

Aunque la miel es un producto natural, no todos pueden hacer uso de ella cuando surgen síntomas de resfriado. La miel sigue siendo un carbohidrato, así que su consumo puede aumentar los niveles de glucosa en sangre. Por eso, quienes padecen diabetes no deberían hacer uso de este producto.

La miel también está contraindicada en quienes sufren alergias; en estos casos es posible usar Flutox, un antitusígeno que tiene una composición ideal para estas personas y quienes no son tolerantes al gluten. Tampoco debe usarse la miel en niños antes del primer año de vida, pues su digestión se hace a través de un lento proceso, lo que pudiese ocasionar molestias gastrointestinales.

Una de las consultas más comunes es el resfriado común, cuyos síntomas más comunes son la tos seca y el dolor de garganta. Estas molestias pueden tratarse con fármacos de medicina tradicional, pero la miel también ha sido objeto de estudio y se ha encontrado efectiva. Este producto natural elimina las secreciones y alivia la tos, el dolor e incluso puede actuar como antiséptico natural.