Avanzando……

……. 

Hay que reconocer la actividad desplegada últimamente por el Ayuntamiento en el laaaaargo proceso de cambio en la movilidad urbana, “Situando al peatón en el centro de las políticas de movilidad”. Lástima no haber aplicado antes lo establecido por el Plan Movilidad de 2012, o el anterior de 2002. Quizás por no contar con la ayuda de los cambios normativos del Gobierno aprobados hace un mes. El nuevo Real Decreto que modifica el Reglamento General de Circulación, cambia la redacción del Artículo 50 sobre límites de velocidad en vías urbanas y travesías, para establecer los límites genéricos y las excepciones (entre otras):

a) 20 km/h en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera.

b) 30 km/h en vías de un único carril por sentido de circulación.

c) 50 km/h en vías de dos o más carriles por sentido de circulación.

A estos efectos, los carriles reservados para la circulación de determinados usuarios o uso exclusivo de transporte público no serán contabilizados

2. Las velocidades genéricas establecidas podrán ser rebajadas previa señalización específica, por la Autoridad municipal.

Tras su lectura, no queda muy claro qué quieren decir nuestros munícipes en su nota refiriéndose a ese Real Decreto “las calles con plataforma única están peatonalizadas en casi su totalidad, lo que permite a la ciudad ser “más ambiciosa” en el triple objetivo de dar más protagonismo al peatón, fomentar el uso de transportes alternativos que permitan reducir la contaminación, y fortalecer la seguridad vial para reducir accidentes de tráfico y atropellos.” A la vista de la presentación del proyecto las calles solo incorporan una señal, no aumenta físicamente el espacio peatonal.

Este cuadro se incorpora en muchos estudios y documentos divulgativos, como los de la DGT

Evidentemente a 30 km/h. la gravedad de posibles lesiones tras un atropello se reduce considerablemente, y a 20 km/h. más. Me parece estupenda la decisión del Ayuntamiento salmantino, su enorme interés por mejorar la seguridad vial en nuestras calles. Entiendo abandona la vieja costumbre de hacerlo eliminando pasos de peatones, y lo de acabar ahora con medianas ha sido una ofuscación momentánea. Pues ya que se ponen a cambiar la señalización para esa loable iniciativa, sin esperar los 6 meses para su entrada en vigor (según dice el Real Decreto), pueden aprovechar y extender a la par lo establecido en el punto b) a toda la ciudad antes de ese tiempo.

Mapa distribuido por el Ayuntamiento con las nuevas Zonas Residenciales, no incluyen algunas Zona 30 del Plan de Movilidad actual e incluso del de 2002. 

También recoge la nota de prensa, poniéndolo en boca del Alcalde, el significado de Zona Residencial (figura existente hace años en la normativa de tráfico por otra parte) “los peatones tendrán preferencia en el uso de toda la zona de circulación, donde incluso podrán jugar o realizar deportes, sin estorbar de manera innecesaria al tráfico”. Confiemos por fin lo entiendan quienes parecen haberlo olvidado tras conseguir su permiso para conducir vehículos, al circular por calles como Quintana, Cervantes u otras.

A la izquierda la Calle Ancha, Zona Residencial desde hace tiempo, según indica la señal azul. Más tiempo lleva la Plaza del Poeta Iglesias, y las Calles de Quintana y Prado, a la derecha.

Alegra mucho la decidida reconversión ambientalista del Partido Popular salmantino. Por fin hace bandera de cosas para mejorar la seguridad y la calidad de vida de la ciudadanía que movimientos como el Ecologista lleva décadas proponiendo y pidiendo en demasiada soledad. Según la nota “El alcalde de Salamanca ha comentado, además, que con el despliegue de las zonas residenciales, la ciudad avanza en el objetivo de reforzar su compromiso con una movilidad sostenible y respetuosa con el medio ambiente.” Lástima no haber hecho caso antes y ser ejemplo como Barcelona, Vitoria o Pontevedra desde hace años. Es de suponer que ahora se avanzará en la transformación de los espacios públicos desde esta nueva perspectiva para reforzar esas palabras.

Esta calle de aceras estrechas de Garrido gana una colorista señal, ¿y espacio peatonal de verdad cuándo?