Advertisement
Jueves, 28 de enero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

La grandeza de un pequeño gesto (a Don Nicolás Martín Matías in Memoriam)

Su compañero en el Centro de Estudios Mirobrigenses Santiago Corchete Gonzalo recuerda su figura

Fueron muchos, muchísimos, los amables encuentros que, por fortuna, tuvimos ocasión desde el año 1991 de compartir y disfrutar la humildad y prudencia, debilidad y al mismo tiempo fortaleza, del compañero Nicolás en las tareas del CEM. La suya siempre fue una ejemplaridad callada, reservada y sin levantar apenas los ojos del suelo para no molestar a nadie y pasar enteramente desapercibido, recluido en su burladero de apacibilidad y de bondades, tras el que se resguardaba para no hacer patentes y así disimular sus múltiples saberes y entenderes, que no sus errores o carencias. Siempre semi sonriente, con la empatía en la pupila de sus ojos dulces e inocentes, su presencia siempre aportaba paz, comprensión y benignidad, ora cuando nos hallábamos en grupo bromeando en los momentos de relajación intelectual, o bien cuando tomaba la palabra para exponer su punto de vista sobre tal o cual materia. Una maravilla de persona. Para no extenderme en los halagos post mortem, quisiera poner ante su mirada lectora una simple anécdota que quizá les permitirá a ustedes por si mismos calificar a don Nicolás. Se trata de lo siguiente:


Cuando el anterior Papa Benedicto XVI nombró ‘Prelado de Honor’ a don Nicolás, aparte de felicitarlo por correo, en la primera ocasión que coincidimos físicamente en una nueva convocatoria del CEM, nos dimos un abrazo y le expresé nuevamente mi alegría por tan honroso y elocuente nombramiento. Con su media sonrisa siempre acariciadora me respondió: “Mira, Santiago, estas cosas hay que tomarlas con la suficiente ponderación; por eso les he dicho a alguno/s de mis compañeros que, si a partir de ahora notaran que me hubiera afectado de alguna manera, comportándome de forma distinta a como siempre he sido, me digan sin tapujos ni medias tintas: “oye, so tontaina, ¿qué te pasa, por qué has cambiado de carácter?” ¿No les parece genial? Y es que, una vez más hemos de reconocer que “lo pequeño es maravilloso”.

Descanse en la paz eterna nuestro tan entrañable amigo y compañero.

Badajoz, 11 diciembre 2020