Servir al pueblo

Seré breve.

  • - España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
  • - La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
  • - La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.
  •  

Este es el contenido del Artículo 1 de la Constitución Española aprobada por las Cortes en octubre de 1978, sometida a referéndum el 6 de diciembre de aquel mismo año y a la que dijimos, , el 91,81 de los 17.873.271 millones de ciudadanos que votamos, fue publicada en el Boletín Oficial del Estado nº 311[1] 

Si la soberanía nacional reside en el pueblo español, y de él emanan los poderes del Estado y siendo estos poderes los que redactan y aprueban las Leyes que nos gobiernan, la única forma legal de defender a España y de defender la Constitución es respetarla sin excusa ni pretexto. Se puede no estar de acuerdo en ciertos contenidos pero, hemos decidido, de forma abrumadoramente mayoritaria, constituirnos como Estado social y democrático por lo que dichos desacuerdos se deben defender dentro de la legalidad vigente.

Aquellos que pretenden, y presumen, de defender la Constitución mientras violan su contenido y pregonan su deseo de fusilar a la mitad de los españoles - imagino que entreellos estaremos incluidos todos los que votamos sí a la Constitución del 78 - están equivocados, no son demócratas, con sus deseos y palabras revelan su íntima condición de dictadores resentidos. ¡Dios nos salve de los salvapatrias!; sus ideales retrógrados, revanchistas, fundamentalista y extremistas, tanto por la derecha como por la izquierda, los extremos se tocan. Los que votaron NO, los que se abstuvieron y los que no votaron deben hacerse, de una vez por todas, a la idea de que perdieron.   

Yo, como militar jubilado, rechazo las recientes cartas y manifestaciones de algunos miembros del Ejército que con actos como estos deshonran el uniforme que vistieron, un uniforme que, afortunadamente, una inmensa mayoría de las Fuerzas Armadas sigue vistiéndo con honor, con dignidad y con entrega a las misiones que la Constitución les asigna.

También me cabrea – sí, me cabrea - la repercusión mediática que se ha dado a lo sucedido. Muchos dirán que hay que informar porque se trata de noticias de actualidad pero, en mi opinión, no lo son se trata de barbaridades, de obscenidades, protagonizadas por un exalta minoría. Repito, no son noticias son barbaridades y obscenidades. Y en estos casos el mejor desprecio es no hacer aprecio. 

Por último, creo que la Constitución sí puede cambiarse, con la única condición es que la mayoría del pueblo soberano así lo decida. Tampoco necesitamos protectores a ultranza de ella, mentes obtusas y cerradas, tradicionalista recalcitrantes, patrioteros de pacotilla que, envueltos una bandera, que es de todos, crean que sus artículos están escritos en piedra y han sido, poco menos, que dictados por Dios. Las teocracias ya han sido, o deberían haber sido, superadas. La Constitución la defendemos entre todos respetándola. ¡Léansela por favor!

Terminaré con una frase que creo resume muy bien lo que he querido decir, la leí hace tiempo y la anoté, pero lamento no haber apuntado quien la escribió, les prometo que lo buscaré: La patria no es patrimonio de ninguna fuerza. La patria es el pueblo y nada puede sobreponerse al pueblo sin que corran peligro la libertad y la justicia. Las fuerzas armadas sirven a la patria sirviendo al pueblo. Así sea.

 

[1] https://www.boe.es/legislacion/documentos/ConstitucionCASTELLANO.pdf