Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

Teléfono de la Esperanza, acompañar a quien lo necesite también en Navidad

Una llamada gratuita, anónima y de apoyo en unas fechas difíciles para las personas que se sienten solas, marcadas este año además por la pandemia 

 

Las 24 horas al día, los 365 días del año. Y esta Navidad, sin duda diferente a todas las que hemos vivido hasta ahora, las líneas del Teléfono de la Esperanza (923 22 11 11 y 923 34 94 46 en Salamanca) estarán abiertas para ayudarnos cuando los sentimientos se desbordan. 

Una llamada gratuita, anónima y de apoyo para las personas que se encuentren en una situación de crisis emocional. El Teléfono de la Esperanza ofrece un servicio permanente de orientación por teléfono atendido por voluntarios especializados en la escucha y formados para activar las capacidades de las propias personas para superar sus problemas. 

Las fechas navideñas son momentos difíciles para las personas que se sienten solas, y este año además marcadas por la situación excepcional que estamos viviendo a causa de la pandemia del coronavirus. La soledad y el aislamiento son dos de los principales motivos de las llamadas al Teléfono de la Esperanza, pero indudablemente el impacto de la pandemia también se refleja en los motivos de las llamadas atendidas desde el pasado mes de marzo, como crisis psicológicas o emocionales por el coronavirus, miedo al contagio y al paro, depresión, trastornos de ansiedad o problemas derivados de la convivencia familiar. 

Salamanca es una de las 29 líneas de Teléfonos provinciales a través de las que se pueden compartir las dificultades emocionales que podamos estar viviendo. El Teléfono de la Esperanza ha recibido más de 80.000 llamadas desde todos los rincones del país entre el 14 de marzo y el 31 de septiembre,  un 50% más que en el mismo periodo del año anterior.


Precisamente, el pasado mes de marzo habilitaron un servicio telefónico gratuito, de asesoramiento e intervención profesional -‘Frente al aislamiento, comparte vida’-, para reforzar la atención especializada en una situación tan excepcional.

De guardia en Navidad

El Teléfono de la Esperanza tendrá estas Navidades disponible un grupo de voluntarios preparado para atender, compartir y acompañar a quien lo necesite. 

Con una experiencia de más de 45 años en escucha activa e intervención en crisis, los voluntarios del Teléfono de la Esperanza saben que en Navidad el teléfono suena con más frecuencia, las llamadas están cargadas de dolor y la escucha es más necesaria.

Hay que señalar también que ninguna llamada al Teléfono de la Esperanza se queda en espera, porque si una provincia no puede atender en ese momento se desvía a otra. Así, las personas voluntarias no solo atienden llamadas de Salamanca, sino de cualquier otra provincia de España. 

Escuchar y, en la medida de lo posible, ayudar al que se encuentra al otro lado del teléfono. Una labor que, sin duda en estos momentos, adquiere mucha más importancia.