Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021

Los comercios del casco histórico, al límite ante una situación que tildan de “catastrófica”

“Tras nueve meses de pérdidas”, los negocios de la céntrica calle de La Rúa, golpeados además por el desplome del turismo, se muestran poco esperanzados de poder recuperarse en los próximos meses
La céntrica calle de La Rúa, más vacía que nunca a consecuencia de la pandemia. Foto: Lydia González

El comercio de Salamanca es uno de los sectores más golpeados por los efectos de la crisis derivada de la pandemia del Covid-19. Comerciantes que, en no pocos casos, se están viendo abocados al cierre de sus negocios al no poder afrontar los gastos tras la drástica pérdida de ingresos. Comercio y turismo en una ciudad como Salamanca van indudablemente de la mano, y este no ha sido un buen año para el turismo marcado por las restricciones y las medidas para frenar los contagios. Nueve meses después del inicio de la pandemia, los comerciantes de la céntrica calle de La Rúa califican la situación de “muy complicada” e incluso “catastrófica”. En el mejor de los casos, en lo que va de año han facturado un 30% de lo del año pasado”. 

Una de las tiendas ubicadas en el casco histórico es la de Queralt Ruiz, quien desde el pasado mes de octubre ha decidido cerrarla temporalmente y abrir una página web para la venta online. “Abrimos hasta el puente del Pilar, pero no merece la pena tener abierto porque ahora mismo es una calle muy poco transitada”. 

Las perspectivas para esta Navidad son poco halagüeñas, sobre todo en el caso de las tiendas y negocios que tienen en el turismo gran parte de su clientela. “Ahora viene lo más duro, a partir del 6 de enero y hasta Semana Santa”, meses en los que habitualmente hay menos turismo, “y  a esto le añades que vienes con nueve meses de pérdidas”, apunta. 


Los comerciantes, ante la difícil situación por la que atraviesan, demandan a las administraciones ayudas directas o medidas como eximir del pago de las cuotas a los autónomos durante el tiempo que no puedes tener tu negocio abierto, entre otras. 

Rescatar al comercio

Aesco, integrada en CES, ha secundado la petición de la Confederación  Española de Cascos Históricos (COCAHI), de la que es miembro para que los Ayuntamientos destinen una  parte importante de sus remanentes para rescatar al comercio de sus ciudades. Tal y como explican, la delicadísima situación por la que atraviesa el comercio de proximidad de los cascos históricos de España precisa de  “medidas excepcionales para evitar el derrumbe de la economía local”.

El destino de dichos remanentes, añaden, “debe centrarse en ayudas para que el comercio pueda hacer frente a los gastos generales básicos y que  permitan al menos el mantenimiento de su actividad hasta que cesen las medidas  restrictivas como consecuencia de la pandemia del Covid-19, que ha obligado a  muchos negocios a cerrar su actividad y, en otros casos, a no ingresar lo necesario, haciendo inevitable su cierre inmediato de continuar esta situación”.