Advertisement
Domingo, 17 de enero de 2021
Ciudad Rodrigo al día

Riberas del Águeda rememora la gran riada que inundó el Arrabal del Puente hace justo 20 años

Como señalan los miembros de la Plataforma, la lucha nacida de aquella inundación permitió la apertura de Irueña

Este lunes 7 de diciembre se cumplen 20 años de la jornada en la que el Arrabal del Puente de Ciudad Rodrigo vio como su compañero de vida, el Río Águeda, inundaba por completo la barriada causando la muerte de múltiples cabezas de ganado, pérdidas agrícolas en parcelas de labor y regadío, y destrozos muy considerables de mobiliario y existencias de viviendas y establecimientos, provocando la evacuación temporal de todos los vecinos del barrio.

Aquella dramática jornada -que como único consuelo se saldó sin daños personales- tuvo algunas consecuencias positivas, como la creación, “para defender los intereses de los vecinos a causa de las inundaciones”, de la Plataforma Riberas del Águeda, cuya Junta Directiva se reunió en la mañana del lunes para hacer un repaso a estos “20 años de lucha”, en palabras de su presidente durante todo este tiempo, José Manuel Jerez.

Junto a Jerez, de esa Junta Directiva continúan formando parte Manuel Hernández Jiménez como vicepresidente, Adrián Martín Pastor como secretario, Alfonso Gómez Alonso como tesorero, y Liduvino Sastre, Enrique Sierra, Juan José Sánchez y Cristóbal López como vocales, en representación de las numerosas entidades que la integran.

En concreto, según se recordó en la mañana del lunes, figuran como socios nominales de la Plataforma las asociaciones de vecinos de El Puente y Huertas de la Artesa, Valhondo, Andrés del Brío, Las Viñas, Barrio Nuevo e Ivanrey, así como Fevesa; los regantes de la Margen Izquierda, de Sanjuanejo e Ivanrey; Asaja, Afecir, la Asociación de Constructores, la Asociación de Piragüismo y los Bomberos Voluntarios.

En la mañana del lunes se rememoró que, de forma previa a la constitución de la Plataforma, hubo unos “primeros pasos” tras la inundación, como pedir ayuda al alcalde de Ciudad Rodrigo, Javier Iglesias, para dar “primeros auxilios a los damnificados”, como por ejemplo llevarles bombonas de butano (unas 130), leña (2 camiones), cisco (130 sacos), o colchones y mantas.

La lucha de Irueña

Ya con la Plataforma constituida, hubo otra reunión “urgente” con el por aquel entonces alcalde de Miróbriga y con Isidro Lázaro, de la Confederación Hidrográfica del Duero, “consiguiendo 140 millones de pesetas para el dragado del río, aunque sólo se adjudicaron 100”, que fueron destinados al recrecimiento de las defensas del río a su paso por Ciudad Rodrigo, o de la carretera de Serradilla a su paso por Valhondo.

La principal lucha de la Plataforma Riberas del Águeda durante sus primeros lustros de vida fue la puesta en marcha de la presa de Irueña, cuya construcción se encontraba paralizada por la reclamación de dos asociaciones ecologistas. Según recordó José Manuel Jerez, Miguel Cid Cebrián asumió el caso “y en 2004 se levantó la suspensión cautelar” para que pudieran proseguir las obras.

Con el paso de los años, hubo incluso una manifestación por todo Ciudad Rodrigo (para reivindicar que se cerrasen los portillos y se pusiese en marcha) que concluyó con un acto en el Teatro Nuevo en el que intervinieron José Manuel Jerez, Isidro Lázaro o la delegada de Río del Ayuntamiento, Dori Cañamero. Fue finalmente en 2014 cuando estuvo plenamente operativa, expresando Manuel Hernández que “la presa de Irueña, sino es por nosotros, hoy no estaba hecha”, considerando clave que se movilizaron “aquellos que éramos los más perjudicados”.


Las otras luchas

Durante la comparecencia de la mañana del lunes, se recordaron otros hechos de los 20 años de andadura de la Plataforma, como los 2 millones de euros conseguidos tras la riada que hubo en 2006 (menor, pero que también causó daños) para levantar los muros de la Avenida de La Concha, limpiar el Regato Bodón o crear una escollera en el talud del Regato desde el Puente Mayor a la Barriada de Santa Marina; la rehabilitación de la presa de la Pesquera y la ordenación del acceso a la misma; la continua retirada de árboles y vertidos del río; la gran limpieza de maleza por parte de voluntarios desde la Pesquera hasta el Puente Mayor; o la instalación de una pasarela en los pontones.

La última reivindicación, el pasado mes de septiembre, ha sido una nueva limpieza del Regato Bodón, así como el dragado de los lodos del pantano del Águeda porque, “este verano, al salir las agujas por los bajos fondos, ha salido embarrada y con color rojizo, con perjuicio del consumo del agua”, según explica José Manuel Jerez. A día de hoy, todavía no han recibido contestación de la Confederación Hidrográfica del Duero a esta petición.

Para Manuel Hernández, todos estos años de lucha les hacen estar “orgullosos; ahora es cuando vemos los frutos del sacrificio, porque no ha sido tan fácil”, evocando que “nos han criticado, e incluso nos hemos arriesgado”, pero su actuación sirve para que “la gente se dé cuenta de que nos tenemos que mover, y tenemos que unirnos” para “pedir lo nuestro: tanto esto del río, como Sanidad, se logra a base de sacrificio y luchar”, remarcando que “hay que seguir, no se puede dejar, hay que motivar a la gente para que salga”.

En la misma línea, Cristóbal López expuso que “parece que aquí da miedo apoyar las reivindicaciones que se hacen”, a diferencia del País Vasco que él conoce, donde “todo se lucha y se pelea”, y así “todo se consigue”, añadiendo Manuel Hernández que en esta zona “tenemos problemas con Sanidad, y nadie se mueve, ¿qué nos van a dar?”.

Liduvino Barbado quiso rebajar el nivel de crítica señalando que “no seamos destructores; en Ciudad Rodrigo todo el mundo colabora, cada uno en su sitio; Ciudad Rodrigo tiene su idiosincrasia como en todos los pueblos, y somos un poco pasotas, pero hay mucha gente que se preocupa”, lamentando eso sí que “el río es una fuente de riqueza, pero no lo han sabido ver los políticos”.

Ver más imágenes: