Abiertamente enseñan la patita

 Recuerdo el cuento de los 7 cabrititos, enseñaban la patita por debajo de la puerta ¡Señor, cuantas veces me lo contó mi madre!

 

El lobo y los  siete cabritillos

En una bonita casa del bosque vivía mamá cabra con sus siete cabritillos. Una mañana mamá cabra le dijo a sus hijos que tenía que ir a la ciudad a comprar  alimentos y de forma insistente les dijo:

—"Queridos hijitos, ya sabéis que no tenéis que abrirle la puerta a nadie. Vosotros jugad y no le abráis a nadie". -"¡Sí mamá!. No abriremos a nadie la puerta."

 La mamá de los cabritillos temía que el lobo la viera salir y fuera a casa a comerse a sus hijitos. Ella, preocupada, al volvió a decir: -"Hijitos, cerrar la puerta con llave y no le abráis a nadie, puede venir el lobo." El mayor de los cabritillos cerró la puerta con llave y le dio varias vueltas.

Al ratito llaman a la puerta. -"¿Quién es?", dijo un cabritillo.- "Soy yo, vuestra mamá", dijo el lobo, que intentaba imitar la voz de la mamá cabra.

—"No, no, tú no eres nuestra mamá, nuestra mamá tiene la voz fina y tú la tienes ronca."

El lobo se marchó y fue en busca del huevero y le dijo:

 —"Dame cinco huevos para que mi voz se aclare."

 El lobo tras beber los huevos tuvo una voz más clara.

De nuevo llaman a la puerta de la casa de los cabritillos. -"¿Quién es?"- "Soy yo, vuestra mamá.-"

El  lobo metió su oscura y peluda pata por debajo de la puerta y los cabritillos dijeron: - "¡No, no! tú no eres nuestra mamá, nuestra mami  tiene la pata blanquita.

El lobo enfadado pensó:

—"Qué listos son estos cabritillos, pero se van a enterar, voy a ir al molino a pedirle al molinero harina para poner mi pata blanquita."

Así lo hizo,  de nuevo fue a casa de los cabritillos. -"¿Quién es?"- dice un cabritillo.

—Soy yo, vuestra mamá.

—Enseña la patita por debajo de la puerta.

El lobo metió su pata, -ahora blanquita, por debajo de la puerta- y todos los cabritillos dijeron:

 —¡Sí, sí! Es nuestra mamá, abrid la puerta.

Entonces el lobo entró en la casa y se comió a seis de los cabritillos, menos a uno, el más pequeño, que se había escondido en la cajita del reloj.  El lobo con una barriga muy gorda, salió de la casa hacia el río, bebió y se quedó dormido al lado del río.

 Mientras tanto mamá cabra llegó a casa. Al ver la puerta abierta se puso muy nerviosa  y gritando dijo:

—Hijitos, dónde estáis! ¡ Hijitos, dónde estáis!". Una voz muy lejana casi en susurro dice:

—"¡Mamá, mamá!". -"¿Dónde estás, hijo mío?"- "Estoy aquí, en la cajita del reloj."

 La mamá cabra sacó al menor de sus hijos de la caja del reloj, y el cabritillo le contó que el lobo había venido y se había comido a sus seis hermanitos., mamá cabra dijo

 — Hijito coge hilo y aguja y las tijeras.

Juntos salieron a buscar al lobo. Le encontraron durmiendo y roncando a la orilla del riachuelo.

 Mamá cabra abre la barriga del lobo, sacó a sus hijitos, la llenaron de piedras, luego la cosió y todos se fueron contentos.

 Al rato el lobo se despertó:

—"¡Oh¡ ¡Qué sed me ha dado comerme a estos ricos cabritillos!".

 Se arrastró por el prado hasta acercarse al río y beber de sus frías aguas, al intentar beber, cayó al río y se ahogó, pues no podía moverse, ya que su barriga estaba llena de  grandes y pesadas piedras.

 Al llegar a casa, la mamá regañó a los cabritillos diciéndoles que no debieron incumplir el mandato, todo incumpliendo tiene un precio…

 
 

 

Hoy, el Presidente  y vice Iglesias, por sacer los PGE, ni siquiera tiene que disfrazarse con harina, ni sacar la patita por debajo de la puerta. Sacan  a la luz de la Cámara Baja, la pata y el muslo. Pedro Sanchez desprecia el apoyo de los partidos constitucionalistas, no se da cuenta, o no quiere verlo, que su socio comunista vice, le está quitando,  como un cuervo, los ojos, y fiel a la orden el susodicho se asocia con la morralla izquierdosa. Obviando los que respetan la Constitución.

Se quejan que los partidos de derechas, y centro, agitan a los militares. No señores, otra vez y son millones las que manipulan y mienten, ustedes, con sus hechos son que hacen ruido de sables. La Hª no le ha dado ninguna lección, por lo cual desean repetir la atrocidad, menos mal que los ciudadanos están dando muestras de serenidad y paciencia. A ustedes solo les mueve seguir disfrutando de la POLTRONA, si sucede lo que nadie desea, volverán echar la culpa “a ellos” se harán las víctimas y tendrán una legión aborregada que les seguirá. El pacto ya comienza a pedir pagos.

 EH Bildu exige la anexión de Navarra para formar La República Vasca Confederal. El portavoz de los batasunos en el Ayuntamiento de Pamplona, Asiron, reclama, una oportunidad para debatir y decidirEs el momento de abordar el debate sobre nuestro modelo de convivencia. La coalición soberanista, socia estratégica del PSOE en la Comunidad Foral y pieza clave para la aprobación de los Presupuestos de Pedro Sánchez. Porque a Sanchez como dicen en mi tierra “le peta” Y siguiendo en su homilía el aita Asiron: Navarra no ha decidido democráticamente ni su estatus jurídico-político, ni la relación con el resto de territorios históricos vascos, ni la vinculación con el Estado español a la vez que asegura: Los navarros quieren decidir. Y queremos hacerlo de manera soberana, porque es la única garantía para avanzar en el camino de mantener el bienestar social y soñar con una justicia social real,

¡Toma del frasco carrasco! Abogando abiertamente sin tener que blanquear la patita,  por una República vasca confederal que considere y dé cauce a las singularidades de cada uno de los territorios vascos.

Ya avanzó el premio nobel de la paz, Arnaldo Otegui, coordinador general del partido independentista con estas palabras: Nuestro apoyo a las Cuentas constituye un paso más para negociar una «solución» a los conflictos nacionales de Euskal Herria y Cataluña. Arkaitz, líder de Sortu, afirmó, que su único objetivo en Madrid, no es otro, que el de acabar con el Régimen.

Ya ven como el cuento de los siete cabritillos… es solo una bonita fabula con final feliz… en la selva donde vivimos ¿Quién va pagar al lobo?

No respondan, todos lo sabemos.