Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

Por mi patria primera, en el Festival Internacional Perú 2020

Entre los días 6 a 10 de diciembre se celebrará una edición más del Festival Internacional de la Primavera, coordinado desde la capital peruana por el poeta y gestor cultural Harold Alva, con el apoyo de la Municipalidad de Lima.

 

A pesar los difíciles momentos políticos sucedidos las pasadas semanas, y a pesar de la pandemia que con virulencia se ha cebado con mis paisanos, Harold Alva ha sacado adelante este Festival. Es una muestra más del tesón que llevó al Perú a un crecimiento económico estable durante tres lustros, al menos hasta que llegó la pandemia. Por este motivo el rótulo del encuentro también ha variado para esta ocasión, pasando a llamarse Festival Internacional Perú 2020.

 

Pero esta no es una edición cualquiera: estamos invitados un centenar de autores procedentes de veinte países. En mi caso, debo gratitud a Harold por hacerme volver, al menos virtualmente, a mi país primero. También por la publicación de la antología “Perú en alto”, donde he reunido una selección de algunos de mis poemas que tienen muy entrañados a mi patria, a sus paisajes y a sus gentes.

 

Gracias, gracias, gracias…

 

***

Aquí copio el último mensaje enviado por Harold Alva, presidente de la organización del FIP Perú, Primavera Poética, donde reflexiona sobre el marco de donde emerge esta edición, además de mencionar a los treinta y cinco poetas de la cuarta serie de la colección iberoamericana de poesía, publicada por el programa LimaLee de la Municipalidad de Lima, los mismos que completamos el equipo de cien autores.

***

El 2020 será recordado como el año de la pandemia: todos hemos perdido a un familiar o a un amigo, muchos nos infectamos, muchos fuimos asaltados por la incertidumbre y por el miedo. Sin embargo, “Todo, menos morir”, la máxima de Martín Adán se erigió como una bandera de resistencia. La amenaza invisible pretendió silenciarnos, pero la poesía nos devolvió la voz. Nunca, como ahora, el poema ha sido más poderoso y efectivo. A ese vigor apelamos en mayo, cuando el Programa Lima Lee de la Gerencia de Educación y Deportes de la Municipalidad de Lima, aceptó publicar en su biblioteca digital nuestra colección iberoamericana de poesía. Cien títulos, cien poetas de 20 países reunidos en torno al fuego de la esperanza, en una fraternidad sin precedentes, asistiendo a presentaciones, participando en lecturas, movilizándose a través de las redes sociales entregándonos el corazón en cada una de sus palabras. Y este diario, con una generosidad que ya quisiera leer en otras publicaciones nacionales, entregándonos sus páginas para conocer más sobre los escritores convocados. Han sido seis meses de un trabajo en equipo que me confirma que cuando hay voluntad, la humanidad puede asistir y participar en este tipo de eventos cuya finalidad es unir, construir puentes, poner las manos sobre el abismo con la seguridad de que habrá otras manos esperándonos porque la poesía no es un tiempo para la caída, sino para el vuelo solidario. Hemos entregado 65 eBooks en tres series y, ahora, en noviembre, publicaremos a 35 autores que completan los 100 de una colección que nació en el confinamiento.

 

 

Mi gratitud a Javier Alvarado (Panamá), Mónica Velásquez, Paura Rodríguez Leyton, Matilde Casazola (Bolivia), Margarita Laso (Ecuador), Rafael Courtoisie (Uruguay), Jorge Boccanera, Santiago Sylvester, Enrique Solinas, Jorge Aulicino, Daniel Calabrese (Argentina), Elvira Hernández (Chile), Nilton Santiago, Alfredo Pérez Alencart, Carlos Reyes Ramírez, Cecilia Podestá (Perú), Lauren Mendinueta, Ramón Cote Baraibar, Juan Felipe Robledo (Colombia), Rafael Soler, Juan José Vélez, Fernando Valencia, Cecilia Quílez (España), Adalber Salas Hernández, Yolanda Pantin (Venezuela), Rolando Kattan (Honduras), Lucia Alfaro (Costa Rica), Waldo Leiva, Víctor Rodríguez Núñez (Cuba), Efraín Bartolomé, Mario Bojórquez, Margarito Cuéllar, Eliza Díaz Castelo (México), Emilio Coco (Italia) y Dimitris Angelís (Grecia), con quienes daremos por concluido nuestro ciclo de presentaciones; gracias Celeste Asurza, directora del programa Lima Lee, Juan Pablo De La Guerra, gerente de Educación, Florentino Díaz, presidente de la Comisión de Cultura, y Antonio Ramírez Pando, director de Expreso, por la cobertura”.

 

El poeta Harold Alva ante el mar de Lima