Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

Todo lo que necesitas para dormir bien y mejor en elreydelascamas.es

Una mala calidad de sueño, incrementa el riesgo de hipertensión, enfermedad cardíaca y otras enfermedades. Incuestionablemente dormir es sinónimo de salud.
Durante el sueño, nuestro cuerpo produce hormonas para el crecimiento, para combatir infecciones y hormonas que afectan al uso de la energía.

Indudablemente el sueño es una de las necesidades más imperiosas del ser humano. Debemos tener en cuenta que no solo es importante cuánto duermes sino la calidad del sueño.

Es fundamental, pues, que descansemos adecuadamente y alcancemos todas las etapas que el sueño tiene, ya que de ello dependerá nuestro buen funcionamiento.

Necesitamos dormir para pensar claramente, reaccionar rápido y asentar nuestra memoria. De hecho los procesos del cerebro que nos ayudan a aprender y recordar son especialmente activos mientras dormimos.

Escatimar sueño tiene un precio, su falta nos puede llevar a tomar decisiones equivocadas y a asumir  riesgos innecesarios.

Asimismo, nuestro estado de ánimo también se ve afectado si no dormimos lo suficiente y con calidad. Es muy probable que nuestro comportamiento sea más irritable, lo que repercutirá inevitablemente en la forma de relacionarnos con nuestro entorno. Es un hecho que las personas que padecen insomnio crónico son más propensas a sufrir depresiones.
Una mala calidad de sueño, incrementa el riesgo de hipertensión, enfermedad cardíaca y otras enfermedades. Incuestionablemente dormir es sinónimo de salud.
 Además, durante el sueño, nuestro cuerpo produce hormonas para el crecimiento, para combatir infecciones y hormonas que afectan al uso de la energía.

 Por otra parte, queda demostrado que  la gente que duerme  menos experimenta una mayor tendencia a ser obesa, desarrollar diabetes o preferir  alimentos muy calóricos y ricos en carbohidratos. 
 

Pero ¿qué podemos hacer para dormir bien? ¡Sigue con nosotros y te lo contaremos todo!

Pautas para conseguir un buen descanso
 

Para empezar, lo primero que tenemos que tener es tiempo, algo difícil de conseguir en esta era de las prisas en la que tan ocupados estamos todos con nuestra maratón particular. 

Al margen del tiempo del que disponemos, lo que sí está al alcance de todos es proporcionarnos un buen lugar de descanso, que  asegure la calidad de nuestro reposo y que incluya camas adecuadas, con una estructura que garantice la buena salud de nuestro colchón y por ende, de nuestra espalda.

Después podemos decorar a nuestro gusto el dormitorio y el espacio en general, añadiendo cabeceros, armarios, complementos y ropa de cama cálida y suave. Recomendamos que para obtener un buen resultado, consultes a expertos profesionales como los que puedes encontrar en el rey de las camas. ¡échale un vistazo a sus magníficas ideas y a sus múltiples promociones! Seguro que te sorprenderán.
 

La importancia de una cama confortable


 ¿Sabías que un tercio de tu existencia lo pasas sobre una cama? Por ello,  es tan interesante que concedas importancia a  tu equipo de descanso. Debe ser el más adecuado para tu constitución, es decir, que se adapte a tus características morfológicas y a la postura para dormir. Los  dos factores a tener en consideración por ser los más determinantes son la estatura y el peso.

Es primordial concederle una base sólida al colchón para sacarle el mejor partido y alargar su vida útil.

Conocer las ventajas y características que un somier puede aportar a tu colchón es un plus a la hora de comprar tu equipo de descanso. Si sabemos qué tipo de base combina y potencia mejor las cualidades de nuestro colchón, tendremos un buen descanso garantizado y una mejor salud para el colchón. 
Otro punto a tener en cuenta de la base es que permita la transpiración del  colchón para evitar la aparición de bacterias y microbios no deseados. 
 

En cuanto a los tipos de camas

Tal y como comentamos anteriormente, dos factores indispensables a la hora de elegir tu cama son tu peso y tu estatura, pero existe un tercer punto igualmente transcendental: las dimensiones del dormitorio. No podemos pretender elegir un cabecero y una cama grandes para colocarla en una habitación pequeña, el resultado sería desproporcionado.
 

Dicho esto, a continuación te mostramos algunas de ellas:

Literas.  Lo más común es verlas en habitaciones infantiles por la economización de espacio que dispensan. Son sin duda, especialmente útiles y funcionales para los más pequeños de la casa.

Abatibles. En posición horizontal o vertical, son excelentes para aportar una doble funcionalidad a la habitación (despacho-dormitorio) al poder plegarse cuando han terminado su función. 

Nido. ¡Todo un clásico! Suelen ir en paralelo a modo de cajón, una debajo de otra. Junto con "sus primas" (las camas literas y las abatibles) brindan una gran funcionalidad y suponen una fácil solución a la falta de espacio. 

Camas con estructura de almacenaje. Sumamente provechosas. Nos proporcionan ese armario extra que tanto necesitamos. Su sistema de almacenaje se organiza alrededor de la estructura y no en el espacio que queda entre el somier y la estructura.

Para terminar, solo recordarte que todas ellas y mucho más, puedes encontrarlas con un solo clic en la web de elreydelascamas.es o si lo prefieres, de forma presencial, en alguna de sus tiendas ubicadas alrededor de Madrid, donde su cualificado y especializado equipo de profesionales estará encantado de atenderte.