Advertisement
Sábado, 23 de enero de 2021

José Antonio Mateos, ASTASA: “El transporte de mercancías sobrevive, pero el de personas está hundido”

El sector del transporte se ha visto afectado de manera muy diferente por la pandemia: el de mercancías incluso ha aumentado
José Antonio Mateos, presidente de ASTASA Salamanca

El sector del transporte es uno de los que se ha visto afectado por la pandemia de manera totalmente diferente atendiendo al tipo de actividad al que se dediquen sus profesionales. Si bien el transporte de mercancias ha sobrevivido bien, e incluso prosperado durante los últimos meses, el de personas, especialmente los servicios discrecionales, se han hundido casi por completo.

José Antonio Mateos, de ASTASA Salamanca señaló que la pandemia ha afectado a los profesionales, pero con resultados muy dispares: “El sector está sufriendo la crisis de manera muy diferente. El transporte de mercancías se ha mantenido estable, exceptuando el paro total de abril, especialmente el de la paquetería, que se ha visto incluso incrementado por el aumento de la compra por internet. Decir que somos de los sectores más afectados no sería correcto, al menos en mayor medida”.

Sin embargo, el transporte de personas es el que se ha visto totalmente afectado. “La ausencia casi total de turismo ha lastrado ese sector desde hace meses. En especial el transporte discrecional que simplemente ha desaparecido. Muchos de los que se dedican a este sector están pendiente de las ayudas gubernamentales que les resultan necesarias para subsistir sin ningún tipo de actividad”. Recordemos que hay muchas empresas que operan en el sector, pero una gran mayoría de los conductores son autónomos que realizan grandes inversiones para poder trabajar.


Respecto al cierre de la hostelería, Mateos indicó que no está teniendo gran repercusión en los viajes de los profesionales que realizan los trayectos más largos: “Es verdad que en muchas comunidades los bares y restaurantes en muchos casos están cerrados, pero también es verdad que muchos gobiernos autonómicos han previsto precisamente nuestro caso y permiten la actividad para profesionales que no tienen otro medio de obtener alimento o descanso en ruta”. Además, señalan que la mayor parte de los vehículos de transporte de larga distancia cuenta incluso con nevera y muchos camioneros van preparados totalmente para subsistir varios días sin necesidad de depender de la hostelería. “Sin embargo, muchos transportistas vivían de hacer servicio a la hostelería, por lo que indirectamente, su cierre también les ha obligado a descender casi totalmente su actividad”, añade Mateos.

  • José Antonio Mateos, de ASTASA Salamanca