Advertisement
Lunes, 25 de enero de 2021

Lauren Egea, el capo del filial que quiere dar un salto en el Salamanca UDS

El central es el capitán del ‘B’ y el único con ficha senior de la plantilla, pero no se conforma con ello y muestra su hambre para llegar al primer equipo en el futuro

Lauren Egea, con el brazalete de capitán, durante el primer partido de la temporada del filial del Salamanca UDS

Hay jugadores que predominan por encima de otros en un vestuario. Lauren Egea es el capo en el del filial del Salamanca UDS por talento, galones y experiencia en el mundo del fútbol. Con 24 años, el central es el capitán del ‘B’ y el único con ficha senior de la plantilla, pero no se conforma con ello y muestra su hambre para dar el salto al primer equipo en el futuro.

Con su llegada al club en el pasado verano, el conjunto dirigido por Javier Guillén, que milita en el subgrupo 8A de Tercera División, ganó autoridad dentro y fuera del campo. “Surgió la oportunidad de venir aquí y yo tengo bastante recorrido en el mundo del fútbol, aunque no soy mayor y con los entrenamientos que hice entré en el grupo bastante bien”, cuenta el defensa. De hecho, sus propios compañeros en este curso fueron los encargados de otorgarle el brazalete: “Se eligió mediante votación que yo fuera el capitán y estoy muy contento y a gusto con ellos. Intento dar ejemplo y hacerlo lo mejor posible”.

Sin embargo, el hecho de ser el más mayor del plantel no le pesa y asume su responsabilidad de guiar a los más pequeños: “Me siento joven y casi siempre los filiales tienen muchos jugadores que no sub23, aunque la diferencia solo es de tres o cuatro años con algunos en mi caso. He vivido bastantes cosas en el fútbol, buenas y malas… Trato de darles algún consejo a los que se dejan, que son casi todos, para ayudarles”.

Otro de los temas que más ha salido a la palestra en los últimos meses es el de que el ‘B’ esté plagado de futbolistas extranjeros, algo a lo que Lauren, que ha jugado en México en la cantera del Pumas o en el Zapatec –también tiene experiencia en Segunda División con el Hércules y en la categoría de bronce con el Cornellá–, resta importancia: “No me parece mal que haya jugadores de otros países. Las personas persiguen sus sueños y hay que salir de casa… yo lo he hecho y no es plato de buen gusto porque tienes que dejar a tu familia, tus amigos, pero si quieres jugar es lo que toca. No se le puede decir nada a esa gente y hay que trabajar bien, da igual que sean españoles o extranjeros… Si vales y puedes ayudar al primer equipo, eso es lo único que importa”, argumenta Egea.

Además, el zaguero ha subido en varias ocasiones a entrenar con el primer equipo en este 2020, aunque no puede jugar en Liga con él al ser ficha senior, ya que sí lo hace tendría que ser dado de alta y no podría volver con el filial: “Siempre que he ido me he sentido muy cómodo y la verdad es que los compañeros conmigo han estado muy bien y nunca he tenido ningún problema. Creo que mi nivel es bastante alto y en un futuro podría estar ahí, pero tendré que demostrarlo y seguir con el rendimiento que he tenido hasta ahora. Pienso que soy apto y eso lo decidirá la gente de arriba o el entrenador que llegue. Estoy encantado de estar en el primer equipo, que uno es lo que busca. El objetivo de cada jugador del filial es llegar ahí”.


No obstante, el mundo del fútbol es complicado y hay ocasiones en las que puede ser una jungla. A Lauren siempre la ha perseguido el hecho de que su padre, Sergio Egea, extécnico del Salamanca UDS hasta hace escasos días, sea un hombre reputado en el mundillo y no tiene reparos en hablar sobre el tema con este medio de comunicación: “Es la primera vez que he estado entrenando con él, pero siempre hay rumores de que lo que he conseguido medianamente bueno es por ello; aunque jamás se ha metido en estos temas y yo llegaré hasta donde pueda gracias a mí. Que él sea el entrenador nunca me ha supuesto ningún problema. No me repercuten esos comentarios, voy a la mío y lo sé llevar perfectamente. Si el siguiera ahí (en el primer equipo), yo no tendría ningún tipo de beneficio y nunca ha sido así”.

Su madurez no parece muy propia de un futbolista tan joven, ya que el defensor ha tenido una carrera marcada por las dificultades y asegura haber aprendido “a base de palos”, a pesar de que es consciente de que “podría tener una buena oportunidad en el Salamanca” y de lo que más ganas tiene “es de poder vivir de esto”. Por ello, Lauren muestra su deseo de triunfar en el club: “Si estoy aquí es porque mi ilusión es llegar al primer equipo el año que viene o en enero, hay que ser realista y uno viene para ello. Me toca el rol de no ser sub23 y solo puedo ir en dichos momentos. Es el propósito que tengo. En Tercera podría buscar algo más cerca de mi casa, pero quiero verme ahí arriba”.

De este modo, el ‘capi’ asegura estar “cómodo” en esta temporada y tener intención de progresar dentro de la institución. En definitiva, el filial del Salamanca UDS se encuentra en buenas manos con un jugador curtido en el fútbol y que quiere dar un paso hacia delante en su carrera profesional.