Advertisement
Miércoles, 20 de enero de 2021

Canadá crea proyectos para menguar los efectos del COVID-19 en Latinoamérica

Actividades del Centro canadiense de Investigación para el Desarrollo Internacional (CRDI) estarán enfocadas en combatir este mal.

Uno de los sectores más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus en América Latina es el de los trabajadores informales. Sin duda, muchos de los países de esta parte del mundo se han visto golpeados económicamente por la afectación que ha tenido esta fuerza de trabajo. Es por ello que los proyectos canadienses buscarán garantizar el buen estado de esas importantes comunidades durante este tiempo de COVID-19.

Informativos como Periodico365.com dan cuenta de que los proyectos canadienses alcanzan una inversión de 25 millones de dólares durante tres años. El objetivo es asistir a las comunidades más afectadas en busca de una igualdad de género y una disminución de la vulnerabilidad de esas personas.

Uno de los primeros proyectos canadienses se llevará a cabo en Chile, Ecuador, Colombia, México y Guatemala, enfocado en la crisis en seguridad alimentaria. Se busca que con él puedan promoverse la pequeña y mediana agricultura, sistema de agroalimentación con mayor sostenibilidad y una mayor inclusión, para enfrentar la pandemia del COVID-19.

En tanto, Perú, Ecuador y otros dos países de América Latina recibirán un proyecto de asistencia a los efectos socioeconómicos a partir del COVID-19. La iniciativa tiene como esencia la generación de pruebas, un proyecto sobre sistemas alimentarios, la asistencia técnica y la protección social centrada en género y diversidad. Además de buscar respuestas eficaces que fomenten la seguridad alimentaria, mientras apoya los programas innovadores de protección social para los trabajadores informales.

Los proyectos canadienses también abordan el lado de la economía y los efectos que el COVID-19 ha causado en este aspecto en los países de la región. De esta forma medirá las respuestas en los 11 países en desarrollo del mundo. Para ello se considerarán la producción sectorial/total, el comercio, el empleo, entre otros, por medio de simulaciones.


Por ejemplo, en Argentina y Ecuador se hará la simulación para determinar las respuestas políticas-socioeconómicas durante las etapas de cuarentena, reapertura y reactivación, con la finalidad de crear modelos para afrontar nuevas situaciones problemáticas y los gobiernos puedan responder adecuadamente a algún otro tipo de crisis en este aspecto.

De otro lado, América Central, específicamente Guatemala, Honduras y El Salvador, han visto sumados a sus problemas de violencia y pobreza un alto grado de vulnerabilidad a la extensión del COVID-19, especialmente en mujeres y jóvenes. Por ello la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, con base en Guatemala, buscará promover repuestas políticas con eficacia para identificar y tratar los problemas de reintegración y violencia de género que experimentan estas sociedades. De igual forma los efectos de vulnerabilidad que ha provocado el COVID-19 durante el último periodo y ofrecerá soluciones a corto y mediano plazo para que los gobiernos puedan responder adecuadamente a sus problemáticas.

El Centro canadiense de Investigación para el Desarrollo Internacional (CRDI) procura que estas iniciativas creen nuevas oportunidades que creen capacidades en donde sea necesario, con la finalidad de asistir a quienes más han padecido por la pandemia no solo en el plano económico, sino también en el social, psicológico y educativo. Su objetivo fundamental es una respuesta al COVID-19 que garantice la igualdad de género, la inclusión y los derechos de las personas, al mismo tiempo de fomentar una sostenibilidad ambiental.