¿Y ahora qué, Salamanca UDS?

El periodista Carlos Cuervo ofrece su visión sobre la situación actual del club tras el despido de Sergio Egea del cargo de entrenador por la derrota en Pontevedra

Sergio Egea, a su llegada al Helmántico para recoger sus pertenencias tras el despido

Como cada inicio de semana, llega ‘El rincón de los lunes’, el espacio de opinión en el que el periodista Carlos Cuervo ofrece su visión de lo más destacado de la jornada en el deporte local. Para no variar, el Salamanca UDS vuelve a centrar todas las miradas por un aspecto negativo: la destitución de Sergio Egea tras la derrota en Pontevedra, cuyo puesto lo ocupará Rafa Dueñas, que no tiene la titulación válida para entrenar en España aún, frente al Celta ‘B’, Zamora y Unionistas.

¿Y ahora qué? Con el cuerpo de Sergio Egea aún caliente, la vida sigue por muy cruel que suene; pero el equipo está en una situación muy delicada y nada tiene que ver con las expectativas que todos habíamos puesto en él durante los meses de verano. El hasta ahora director general de la entidad cogerá el timón un tiempo, pero no puede estar toda la temporada por las multas y sanciones de puntos. Y todo esto mientras hay retrasos en los pagos a jugadores y trabajadores. ¿A quién se va a fichar? ¿A un tipo contrastado y reconocido en España como Egea o a una vieja gloria del otro lado del charco? Yo lo tengo claro: debería ser un preparador del perfil Egea, que podrá salir mejor o peor, pero por lo menos puede dirigir al plantel y conoce la Segunda B.

Todos vimos un acierto el fichaje del argetino por el Salamanca UDS el pasado 14 de julio y el que diga lo contrario está mintiendo, aunque esto es fútbol y ha quedado reflejado que el ‘míster’ no ha sabido hacerse a lo que tenía, que no es poco… y por mucho que que quieran decir algunos, la plantilla tiene calidad para estar entre los tres primeros, ya que de los futbolistas extranjeros que -supuestamente- juzgamos sin conocer solo han jugado DeLorenzi, Télles, Mora, Puma, Madrigal y Lacerda, de los que varios han rendido a buen nivel. ¿O también son ya malos los Uxío, Molina, Barbero, Jiménez, Llorente y compañía? 

La realidad ha vuelto a pegar un bofetón a un club que da tres de cal y una de arena. Van cinco jornadas, la PRO está a cinco puntos y quedan 13 fechas de la primera fase del nuevo formato. Tiempo hay. Y de sobra. Pero ahora mismo no sé si el Salamanca UDS está capacitado a nivel mental para darle la vuelta a la situación. Todo lo que sea no llevarse los duelos que quedan de 2020 será un fracaso por los malos números a un choque de acabar la primera vuelta en enero. ¿Es complicado ganar los tres seguidos? Por supuesto, nadie lo duda; pero un equipo que quiere trascender no puede hacer más la cabra. 

Escribo estas líneas y pienso que redacto lo mismo año tras año, pero es lo que toca. Egea es un gran entrenador y es posible que no mereciera ser echado tras solo cinco jornadas, aunque eso en el Salamanca UDS son 38 en otro lugar y el desgaste para todos es terrible. De hecho, mi sensación es que parte del vestuario dejó de creer en él esta semana y el sudamericano se inmoló poco a poco con su fuga de la rueda de prensa, la ausencia de Ernest en la convocatoria y el 5-3-2 de equipo pequeño en Pontevedra, no por el sistema; sino por la idea de juego. Lo dicho: tiempo hay… pero los hombres importantes tienen que aparecer ya y si hay que decirle cuatro cosas a algún compañero para que apriete el culo, se le dicen.