Advertisement
Viernes, 15 de enero de 2021

‘Poema para San Juan de la Cruz’, del brasileño Alves de Faria, en castellano

Álvaro Alves de Faria leyendo sus versos en el Teatro Liceo de Salamanca (Foto de Jacqueline Alencar)

 

Álvaro Alves de Faria (São Paulo, 1942), es un destacado poeta, narrador y periodista brasileño, muy vinculado con Salamanca, donde en 2007 recibió un amplio homenaje en el marco de los Encuentros de Poetas Iberoamericanos. En 2019 escribió este poema dedicado al Poetón de Fontiveros, el cual traduje especialmente para el Congreso Mundial Sanjuanista, y lo incluí en mi conferencia titulada “San Juan de la Cruz y los poetas de la otra orilla”, ofrecida el pasado 1 de septiembre.

 

Retrato de San Juan de la Cruz, de Miguel Elías

 

POEMA PARA SAN JUAN DE LA CRUZ

 

Camino descalzo sobre las piedras de las heridas

y así sentir el poema que hago,

sacerdote de mí en busca de la poesía,

el corazón místico

que se abre y hace doler la vida

por vivir todavía,

por plantar todavía,

por llorar todavía,

por callar todavía

y todavía por atravesar las sombras.

 

Pero yo sé que la poesía lleva a Dios,

esa poesía que ilumina

la luz propia de la vida que revelan mis pies

caminando pasos en Salamanca

y tantos otros lugares que ocuparon mis días,

mi vida de caminante

siempre buscando estar en mí,

mis pies descalzos

mis pies descalzos

mis pies descalzos

una salpicadura de sangre entre los dedos,

las heridas que se abren

a la puerta de la Compañía de Jesús,

que dejo correr

con las aguas de los ríos

en la Orden Carmelita

para que enjuague las celdas

que me habitan

y me afligen.

 

El espíritu aprendió a esperar su momento,

ese de andar, andar, andar, andar siempre en todo

y descubrir los misterios y las búsquedas del corazón,

los ciervos que corren en las planicies,

las noches perversas

y la luz que se muestra entre las campesinas

cogiendo palabras

de una poesía escrita por un poeta de Dios,

ese que se muestra en la completa noche que lo cubre todo

y se ilumina en el cántico

a la vida que traigo en la bolsa de silencios,

pero la palabra habrá de vivir en las bocas,

en las ausencias,

en lo que se desespera,

en lo que se pierde,

en lo que se busca.

 

Siempre habrá

esa luz

en la más profunda oscuridad.

 

Alencart y Alves de Faria  en el Centro de Estudios Brasileños de la Universidad de Salamanca (foto de Jacqueline  Alencar)