Sábado, 28 de noviembre de 2020

Curiosear el mundo entre libros

Es tiempo de imaginar. De poner en marcha la mente y dejar que viaje a otros lugares sin necesidad de comprar un billete. Abrir una ventana, cerrar una puerta, hacer un agujero en el muro de la ignorancia y asomarse al otro lado para seguir alimentando la curiosidad. Y eso se puede hacer de una forma fácil, sencilla y necesaria: con un libro de la mano.

Con un libro de la mano descubrirás que un buen día empezó el mundo y empezó el tiempo, y del choque entre planetas surgió la Tierra. Y empezaron las estaciones. Y primero fuimos peces en el agua, luego reptiles y más tarde mamíferos. Empezamos a andar sobre dos piernas y a fabricar nuestros primeros utensilios. Y el mundo parecía ya acabado, pero desde entonces siempre hemos continuado fabricando e inventando nuevas cosas. Concretamente, con “Y el mundo dijo si” de la editorial Takatuka http://www.takatuka.cat/llibre.php?id=168&rec=cas

Que el sol, la luna y el agua eran grandes amigos hasta que los dos primeros invitaron a la última a jugar a su casa y lo inundó todo, de manera que tuvieron que marcharse al cielo y desde entonces allí están, cada una a un lado. Esa historia la cuentan en África y la publica la editorial Ekaré en “El sol, la luna  y el agua”. http://www.ekare.com/ekare/el-sol-la-luna-y-el-agua/

Que los animales no han sido siempre tal y como los conocemos y los elefantes, por ejemplo, eran mas bien de nariz chata. Pero su increíble curiosidad por descubrir qué comían los cocodrilos llevó a un elefantito curioso a orillas del lago Limpopo y después de un terrible enfrentamiento que quedó en u susto, surgió la primera trompa. Eso lo cuenta Rudyard Kipling desde hace muchos años y lo ha publicado recientemente Takatuka en “El elefantito preguntón” https://www.canallector.com/24245/El_elefantito_pregunt%C3%B3n

Y que el famoso cuadro de Munch, “El grito”, tiene un sentido aunque no lo pareca. Su protagonista llevaba un peluquín y cuando estaba siendo inmortalizado se lo llevó el viento, de ahí que el pintor plasmase su cara de horror al verse completamente calvo. Esto lo descubrirás en “Las verdaderas historias del ate” de la editorial Ilarión https://literatil.com/2016/05/23/las-verdaderas-historias-del-arte/

Todas estas cosas las descubrimos en los libros, algunas no hicieron pensar, otras soñar y casi todas cuestionarnos si el mundo que tenemos enfrente es exactamente como nos lo han contado, o hay algo que no sabemos y podemos descubrir para cambiarlo. Solo encontrarás la respuesta a esta pregunta… leyendo.

Feliz domingo,

Rebeca Martín