Sábado, 28 de noviembre de 2020

Consejos sobre cómo reducir los riesgos y mejorar la seguridad en los talleres mecánicos

Comprobar las medidas de seguridad en el lugar de trabajo es una manera fácil de mantener seguro el entorno laboral

Nadie quiere sufrir daños mientras trabaja y, aunque a veces descuidamos las medidas de seguridad porque requieren un tiempo y esfuerzo extra, son imprescindibles para evitar una lesión.

Consejos importantes de seguridad en talleres mecánicos

Comprobar las medidas de seguridad en el lugar de trabajo es una manera fácil de mantener seguro el entorno laboral. Si eres supervisor, demuestras a tus empleados que te preocupas por ellos y por su bienestar. Estar orientado a la seguridad puede ayudar a mejorar la moral y la productividad de los trabajadores e incluso causar una buena impresión en los que visiten la empresa.

Si eres un empleado, seguir los protocolos de seguridad es lo mejor para ti y tus compañeros de trabajo. A continuación, damos algunos consejos para que tanto tú como el resto de personas de tu entorno laboral estéis seguros mientras trabajáis.

Mantén despejadas las áreas de trabajo y las salidas de emergencia

Elimina cualquier obstrucción que bloquee las salidas de emergencia, los equipos y las zonas en las que trabajas. Un espacio de trabajo desordenado reduce el espacio que necesitas para usar herramientas y levantar objetos pesados ​​correctamente. Además, si una salida está obstruida, es posible que no puedas escapar rápidamente si ocurre una emergencia. Colocar el equipo en áreas de almacenamiento adecuadas después de su uso ayudará a mantener despejados todos estos puntos clave.

Los cables eléctricos situados en vías de paso y en los pasillos son causa frecuente de tropezones. La mayoría de las contusiones se producen por caídas al tropezar con cables que no están ordenados. En este caso, es útil comprar un organizador de cables para mantenerlos fuera del alcance y evitar peligros en el trabajo.

Informa a los supervisores de las condiciones inseguras

Si identificas algo que podría dañar a alguien, retira el objeto o limpia el área si puedes hacerlo de manera segura. De lo contrario, informa a tu supervisor. Dado que tu jefe está legalmente obligado a mantener la seguridad del entorno laboral, debe tomar medidas.

Utiliza correctamente el equipo, las máquinas y las herramientas

El mal uso de herramientas y máquinas es la causa más frecuente de lesiones en el lugar de trabajo. Cuando uses las máquinas y herramientas, utiliza cada parte del equipo para su propósito y úsalo correctamente. Además, es importante limpiar e inspeccionar regularmente el equipo para comprobar que sea seguro.

Usa un equipo de seguridad

Al limpiar y usar la maquinaria, vístete con el equipo de seguridad adecuado. Asegurarse de usar el adecuado y verifica que tu equipo de seguridad no esté dañado. De esta forma reduces significativamente la probabilidad de lesionarte.


Evita resbalones y tropiezos

Como la segunda causa más frecuente de lesiones laborales no fatales, es vital comprobar que los pasillos estén despejados y los derrames se limpien para evitar que los empleados se tropiecen o resbalen. Si utilizas un líquido peligroso, usa bandejas y protectores, y limpia cualquier derrame inmediatamente para mantener los accesos seguros y despejados.

Además, es importante revisar que no haya agujeros, tablas sueltas o clavos que sobresalgan del suelo. Si encuentras algún obstáculo como estos, lo mejor es reemplazar esa parte del suelo. En las áreas que no se pueden limpiar fácilmente, puedes optar por instalar suelo antideslizante.

Reduce las probabilidades de incendio

Si utilizas materiales inflamables en el entorno de trabajo, utiliza solo la cantidad que necesites para terminar la tarea. Cuando no estés usando este tipo de material, almacena el producto químico en una zona segura asignada lejos de fuentes de ignición. También es importante eliminar los restos de combustible en recipientes metálicos y desecharlos a diario.

Si cerca del 5% de una habitación de 20 metros cuadrados está cubierta por 0,8 milímetros de polvo, puede provocar una explosión si el polvo se incendia. Para evitar la acumulación de partículas, utiliza aspiradoras industriales para limpiar con frecuencia las áreas donde se acumula el polvo.

Evita el derrame de líquidos peligrosos

Para asegurarse de que los materiales peligrosos no sean arrastrados accidentalmente a otras zonas, asegúrate de que las mesas del área de trabajo se mantengan limpias. Evita la contaminación simultánea de diferentes materiales usando diferentes productos de limpieza según el líquido y cámbiate de ropa si derramas materiales tóxicos sobre ella. Además, si trabajas con material peligroso, debes quitarte tu uniforme de trabajo al llegar a casa.

Ordena el material

Para evitar que los objetos se caigan, usa protecciones como redes, rodapiés y barandillas. Otra recomendación es apilar las cajas y colocar los objetos pesados ​​en los estantes inferiores. Además, debes mantener estos materiales fuera de los pasillos y otras zonas de acceso.

Usa la postura correcta al levantar objetos

Para evitar lastimarte la espalda cuando intentes levantar un objeto o herramienta, mantén la espalda recta y usa las piernas para levantar y coger el objeto. Siempre que sea posible, resulta muy funcional hacer uso de ayudas mecánicas como una cinta transportadora, carretilla o montacargas.