Miércoles, 25 de noviembre de 2020

Criptomonedas al alcance de la mano

Si con 200 euros de inversión uno se apalanca x10 significa que se posiciona como si tuviera 2000 euros

El hecho de que una gran empresa como PayPal implemente el uso de las criptomonedas en su plataforma es una gran noticia para el universo cripto, puesto que la entrada de la compañía que preside Dan Schulman -que cuenta con 361 millones de usuarios- en el ecosistema criptográfico puede derivar en un incremento de interesados en adquirir criptomonedas, además de lo que supone para un activo considerado de alto riesgo en cuanto a la aceptación de las criptodivisas como medio de pago legítimo -no sólo como inversión- y que, al ser adoptado por PayPal, tendrá la opción de ser utilizado en los más de 22 millones de comercios que aceptan PayPal como medio de pago.

El acontecimiento anunciado el pasado mes de octubre de que la compañía integrará las criptomonedas derivó en un incremento del valor de Bitcoin, que en estos momentos se sitúa por encima de los 16000 dólares.

¿Medio de pago o reserva de valor?

Si bien es cierto que el hecho de que las grandes empresas y corporaciones incluyan y acepten las criptomonedas ayuda notablemente a normalizar su uso, no es menos cierto que una gran mayoría de poseedores de Bitcoins no está interesada en utilizar sus criptomonedas para realizar operaciones corrientes.

Y es que si algo ha demostrado la reina de las criptodivisas es que pese a sufrir grandes bajones a lo largo de sus doce años de vida su tendencia ha sido -y parece que seguirá siendo- marcadamente alcista contra viento y marea. Especialmente en los últimos meses, en los que ha rebasado todos los niveles de resistencia hasta situarse por encima de los 16000 dólares, por lo que parece que la opción más interesante es la de conservar la criptomoneda en el largo plazo.

Trading con divisas virtuales

Una de las características principales de las criptomonedas es su extrema volatilidad, que hace la inversión en ellas más arriesgada e incierta, pero aun así algunos inversores se interesan por realizar trading con las divisas virtuales e intentar aprovechar los movimientos en su precio tanto alcistas como bajistas, utilizando para ello instrumentos derivados muy complejos como son los CFDs.

Los contratos por diferencia o CFDs permiten operar utilizando apalancamiento y sin llegar a poseer el activo subyacente -el activo sobre el que se negocia, criptomonedas en este caso- y aunque son populares no suponen ganancias ni rápidas ni fáciles, el dinero fácil no existe y a una gran mayoría le ocasionan pérdidas.


El principal motivo es el desconocimiento del mercado y la escasa prudencia. El apalancamiento puede ser muy arriesgado y la manera más rápida de perder mucho capital. Si con 200 euros de inversión uno se apalanca x10 significa que se posiciona como si tuviera 2000 euros. Si el activo aumenta un 10% el beneficio que obtendrá será de 200 euros. Pero en el caso de las pérdidas ocurrirá exactamente lo mismo y perderá 200 euros. Es decir, las posibles ganancias y pérdidas van sobre el total de la posición y pueden llegar a ser de grandes dimensiones, más cuanta más alta volatilidad presente un activo. Muy importante es aprender a utilizar las herramientas para la gestión del riesgo de manera adecuada.

Aplicaciones para criptomonedas. Una herramienta clave.

Una vez advertidos sobre los peligros del trading con CFDs, nos referiremos a las aplicaciones móviles para el comercio con criptomonedas que la constante evolución tecnológica ha puesto a nuestra disposición. Uno de sus puntos fuertes es la comodidad que ofrece al usuario al permitirle mantenerse al tanto de lo que sucede en el mercado en tiempo real y poder reaccionar al instante desde su dispositivo móvil, algo de vital importancia en un mercado en el que, como ya hemos señalado anteriormente, la volatilidad provoca rápidos movimientos de precios.

¿Debe tributar una moneda virtual descentralizada?

Los hechos demuestran que las criptomonedas están en auge y las grandes empresas quieren subirse al carro de las tecnologías innovadoras acordes con los tiempos que corren. Y aunque la esencia de las criptomonedas es la descentralización y la falta de regulación, los gobiernos son conscientes del alcance y el protagonismo que pueden llegar a tener y algunos como el de España ya trabajan en un proyecto de ley "Proyecto de Ley de Medidas para Prevenir y Combatir el Fraude Fiscal" que obligaría a cualquier español en posesión de activos digitales a informar sobre ello.

A pesar de que en la naturaleza de las criptomonedas no cabe regulación alguna, determinados sectores defienden que estas medidas dotarán de una mayor transparencia a este mercado, y esto puede que, quien sabe, conlleve un incremento de aquellos inversores que hasta el momento no se han decidido a invertir en monedas digitales.