Viernes, 4 de diciembre de 2020

La gripe “no es una infección banal”: 619.000 casos y 27.000 hospitalizaciones el último año en España

Los neumólogos insisten en que la vacuna contra la gripe este año es “más importante que nunca”, ya que “no solo puede prevenir la gripe”, sino evitar la coinfección gripe y Covid-19
Una mujer con síntomas gripales

La gripe "no es una infección banal", como señala la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en palabras del el neumólogo David de la Rosa, y además es masiva, ya que puede afectar a un gran número de personas cada año. Así, en la temporada 2019-2020, hubo en España 619.000 casos de gripe confirmados en atención primaria y 27.700 hospitalizaciones. Se registró una tasa acumulada de casos graves hospitalizados con gripe confirmada, de 17,7 casos/100.000 habitantes y el 47 por ciento de estos casos se concentraron en los mayores de 64 años. Debido a la gripe, hubo 1.800 ingresos en UCIS y 3.900 muertes fueron atribuibles a la gripe, según datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España (SVGE) del Instituto de Salud Carlos III.

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica advierte que la vacuna contra la gripe este año es "más importante que nunca", ya que "no solo puede prevenir la gripe, una infección respiratoria común en la temporada de invierno que puede provocar graves complicaciones", sino también evitar la coinfección con gripe y Covid-19, cuya coexistencia podría ser "muy grave", especialmente en los grupos de riesgo para una u otra enfermedad. En este sentido, SEPAR recomienda la vacuna contra la gripe a todas aquellas personas que pertenecen a algunos de los grupos de riesgo en los que está aconsejada, como enfermos crónicos respiratorios, con patologías cardiovasculares u otras, mujeres embarazadas y mayores con más de 65 años.

"Este año es de máxima importancia que las personas que pertenecen a los grupos de riesgo habituales para la gripe, como enfermos crónicos, embarazadas y ancianos de más de 65 años se pongan la vacuna antigripal. Con ello no solo estarán previniendo una enfermedad que cada año causa complicaciones, neumonías y la muerte a muchas personas, sino que también estarán reduciendo las probabilidades de padecer una coinfección de gripe y Covid-19, que podría ser muy grave y potencialmente mortal", ha destacado el neumólogo y coordinador del área de infecciones respiratorias de SEPAR, el doctor David de la Rosa.

"A falta de tratamientos eficaces y de una vacuna frente a la Covid-19, debemos emplear las armas que ya tenemos, entre ellas la vacuna de la gripe, para asegurarnos de que nuestros pacientes, en caso de contraer la Covid-19 lo hagan con el mejor estado de salud posible. Nuestros pacientes deben acordarse de revacunarse cada año, y este año más que nunca, porque las cepas circulantes han cambiado y pequeñas mutaciones antigénicas pueden implicar que los anticuerpos que desarrollen frente a esta vacuna no tengan tanta eficacia", afirma el doctor de la Rosa.

La vacuna antigripal se prepara cada año en función de las cepas circulantes del virus de la gripe que se observan del invierno anterior y durante el invierno del hemisferio sur. Con estos datos, la composición de la vacuna antigripal recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la temporada 2020-2021 en el hemisferio norte incluye cambios calificados de "mayores" respecto a la temporada anterior, como son la sustitución de tres de las cuatro cepas y una composición diferenciada, según el modo de producción. Asimismo, en el caso de la vacuna trivalente se incluirá solo el componente Victoria del virus influenza B, además de las cepas recomendadas de los dos virus de influenza A H1N1 y H2N3.

Así, en 2019-2020, se vacunaron el 53,5 por ciento de los mayores y el 43,4 por ciento de las gestantes. Con ello, se evitaron un 26 por ciento de hospitalizaciones y un 40 por ciento de ingresos en UCIS de ancianos y se estima que la mortalidad atribuible a la gripe que pudo evitarse fue del 37 por ciento. Se desconoce el porcentaje de personal sanitario que se vacunó.

Asimismo, hay otra vacuna de interés para prepararse frente a la gripe, que es la vacuna antineumocócica. Esta vacuna está indicada en personas mayores de 65 años o con enfermedades cardiorespiratorias crónicas, entre otras. Permite prevenir el desarrollo de la neumonía, que es una de las principales y más graves complicaciones causadas por la gripe. Hay dos presentaciones de la misma. Por un lado, la vacuna polisacárida 23-valente (que contiene 23 serotipos), financiada por el Sistema Nacional de Salud (SNS), y para la que el paciente debe revacunarse cada 5 años; por otro lado, la vacuna conjugada 13-valente, que se administra una sola vez porque confiere una inmunidad frente a la neumonía más duradera, para toda la vida.