Martes, 24 de noviembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Mi apoyo a la hostelería

¿No sería mejor que en los pueblos pequeños fueran los ayuntamientos las que determinen estos cierres?

Cada vez que se toman medidas contra la pandemia, cada vez más restrictivas, tengo la impresión que se hace desde los distintos gobiernos (central y autonómicos) con un pensamiento de políticos que viven en las capitales, que lógicamente tienen unos problemas de surperpoblación muy grandes; algo como pasear, en las capitales se hace en masa, con grandes aglomeraciones.

Pero no tienen la visión de cómo transcurre nuestra vida en los pueblos.

¿Quieren decirme por qué se tiene que cerrar la hostelería en Fuenteguinaldo, Martiago, Sancti-Spíritus, etc. o Ciudad Rodrigo?

Si con las medidas que había no se han producido contagios, o por lo menos que se conozcan, y no digo abrir hasta las seis de la mañana, simplemente con el horario que había ya restrictivo bastaba.

De esta manera la actividad general se mantenía, y no que así todo está parado, con el daño económico y social que ello conlleva.

Pues la gente necesitamos relacionarnos, dentro de las directrices sanitarias evidentemente.

Algo que no está evitando las reuniones de amigos, merendolas, reuniones familiares y otras aglomeraciones de insensatos, que es donde se están dando los mayores contagios.

¿No sería mejor que en los pueblos pequeños, o ciudades como Ciudad Rodrigo fueran los ayuntamientos, con el apoyo de las autoridades sanitarias, las que determinen estos cierres?

Pues son los que conocen su pueblo o pequeña ciudad. Además de hacer un seguimiento real del cumplimiento de las normas en los mismos.

Aquí no hay aglomeraciones, ni en Robleda, Navasfrías, etc.

Es lo mismo que tener que llevar mascarillas cogiendo  setas o zachando un cantero de repollos.

Hay medidas que sin quitarle la razón a los distintos gobiernos son para las capitales, no para los ocho mil pueblos de España que viven una vida tranquila. Creo que es un cierre demasiado severo para un sector que no solo da mucho trabajo si no que forma parte de la idiosincrasia de nuestra cultura.