Advertisement Advertisement
Lunes, 1 de marzo de 2021

Los salmantinos serán los que menos gastarán en Lotería de Navidad este año en Castilla y León

El desembolso será incluso menor que el año pasado, una media de 74,13 euros, muy por debajo de otras provincias como  Soria (245 euros) o Burgos (130 euros)

Imagen de una administración de lotería

Cada salmantino gastará una media de 74,13 euros en la compra de décimos para el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad que se celebrará el próximo 22 de diciembre, siendo los que menos gastarán de Castilla y León. No solo eso, sino que también reducen el gasto con respecto al año anterior en más de 5 euros (79,21 euros en 2019), según la cifra de consignación por habitante de la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE). Asimismo, en Salamanca se han puesto a la venta 123.185 billetes de la Lotería de Navidad. 

El gasto en décimos de Lotería en Salamanca está por debajo de la media en Castilla y León (102,15 euros, siendo la comunidad autónoma que previsiblemente más va a gastar por habitante este año), y muy alejado de otras provincias como Soria, con una media de 245,86 euros por habitantes. Le sigue  Burgos, con 130,95 euros por habitante; Segovia, con 125,24 euros; y Palencia, con 123,27 euros. 


Por su parte, y según las cifras de consignación, en Ávila gastarán una media de 91,95 euros por habitante; seguida de León, 91,26  euros; Valladolid, 78,79 euros; y Zamora, 89,20 euros. En todas las provincias de Castilla y León también desciende el gasto en décimos de Lotería. Menos gasto en lotería que constata que las ventas este año se están resintiendo a falta de poco más de un mes para el sorteo. 

Esta cantidad es estimativa ya que el dato será definitivo cuando se reciban las devoluciones de boletos no vendidos durante la campaña de este tradicional sorteo. De este modo, la media de gasto por persona corresponde a las estimaciones de venta que hace SELAE a la hora de enviar los boletos a las administraciones de lotería, aunque más tarde siempre hay una proporción de décimos que se quedan sin vender.