Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021

“Jugar a la Lotería es una tradición pero hay miedo, por la salud y la economía, y eso se va a notar en las ventas”

Las administraciones de Lotería están abiertas, siguiendo todas las medidas anti-Covid19 para la seguridad de los clientes, “ofreciendo ilusión que es lo que podemos ofrecer”, apunta Antonio Hoya, responsable de La Mariseca 

Antonio Hoya, responsable de la administración de La Mariseca

La crisis del coronavirus también está teniendo su efecto, y mucho, en el descenso de las ventas de décimos de la Lotería de Navidad. Una caída en las ventas a la que tampoco están siendo ajenas las administraciones de Lotería de Salamanca, en las que como señalan este año vamos “bastante más rezagados” en la compra de los décimos para el sorteo más esperado del 22 de diciembre. “En general, aquí también, nosotros estamos en el centro y trabajamos mucho con gente de fuera, al no haber movilidad se nota”, apunta al respecto Antonio Hoya, responsable de la administración de lotería conocida como La Mariseca.

Aunque siempre hay quien adquiere los décimos a última hora, este año las ventas se están viendo afectadas por el efecto de las medidas sanitarias para frenar la evolución de la pandemia, desde las restricciones al movimiento, al cierre del sector de la hostelería -en muchos bares y restaurantes se exponen los décimos de lotería- o la pérdida de poder adquisitivo.

La otra opción para comprar lotería es hacerlo por internet, y de hecho, las ventas online han registrado un ligero aumento, aunque insuficiente por ahora para compensar el descenso de las ventas en ventanilla. “Se nota un poco más, sobre todo gente que solía venir a buscar números que tenemos, o números que juegan desde hace muchos años, se lo tenemos que enviar porque no se pueden desplazar”, explica al respecto. 


Jugar a la Lotería de Navidad “es tradición, pero se va a notar” el efecto de la crisis del coronavirus, porque “hay mucho miedo por la salud y por la economía, y eso también se nota”. Las administraciones de Lotería están abiertas, siguiendo todas las medidas anti-Covid19 para la seguridad de los clientes, “ofreciendo ilusión que es lo que podemos ofrecer, desde luego que alguna alegría no vendría mal”.

La Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administraciones de Lotería (Anapal) ha cifrado en un 30% el descenso de décimos en ventanilla entre los meses de julio y septiembre.

Un sorteo que no se ha cancelado nunca desde 1812

Como curiosidad hay que decir que desde el año 1812, no ha habido un solo año en el que el sorteo de Navidad haya tenido que verse cancelado. Ni siquiera durante la Guerra Civil se paralizó, lo que dice mucho de la importancia que tiene la lotería de Navidad en nuestro país. La pandemia del Covid-19 tampoco podrá con la ilusión de la Lotería de Navidad.