Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

Salamanca se adapta a las nuevas medidas sanitarias

Las chicas de Salamanca que trabajan en el sector del ocio adulto reconocen que, aunque la clientela ha bajado un poco, la cosa no está tan mal como hubieran pensado

Tras el shock del confinamiento y el cierto respiro veraniego, el mes de septiembre se inauguró con nuevas medidas restrictivas en Salamanca y Valladolid.

Hoy, más de dos meses después, la situación se ha complicado, como cabía esperar, en todo el territorio nacional, y el cacareado toque de queda ha llegado a nuestras vidas.

Con este enorme mazazo a la economía, Salamanca se queda vacía. La hostelería trata de apurar al máximo antes de cerrar los locales, el ocio nocturno no tiene ya cabida y el ocio adulto, según nos confirman desde pecados, se vale de los recursos que ofrece internet. 

La noche de los sábados

Esta es la noche que normalmente permite hacer más caja a hosteleros y locales de ocio. La situación causa impresión: ni un alma en la calle y un silencio que duele en los oídos. 

Con la esperanza puesta en su efectividad, y muchas ganas de salir de esta, todos intentan arrimar el hombro. Conseguir parar la expansión del virus, ahora que la vacuna se ve tan cerca, y sacar pecho durante el que esperamos sea el peor invierno en lo que a esta crisis se refiere, es lo que nos toca en este momento.

Así que, esta reacción en cadena que nos lleva a todos a quedarnos en casa la noche del sábado, y que deja sin opciones a los que servían las cenas, los taxistas, los trabajadores de los locales de ocio nocturno, el personal de limpieza, que ya no limpiará el domingo por la mañana, y un sinfín de trabajadores más, tiene que intentar compensarse de algún modo.

Algunos cambios de hábitos

Las chicas de Salamanca que trabajan en el sector del ocio adulto reconocen que, aunque la clientela ha bajado un poco, la cosa no está tan mal como hubieran pensado.


Una mayor exigencia en los hábitos de higiene unida a las nuevas formas de contacto, principalmente a través de la web, les van salvando el negocio. La discreción que ofrece internet siempre les ha beneficiado, más aún ahora que los horarios no juegan a su favor.

También las cañas y pinchos se adaptan a los hábitos más saludables, en un intento de adaptar nuestras costumbres de socialización de la forma más segura posible.

¿Se cumple el toque de queda en Salamanca?

Podemos decir que sí, que en general los ciudadanos cumplen, y, aunque puedan darse excepciones, no se están produciendo altercados de importancia.

Desde la primera noche, en cualquier caso, se ha aumentado la vigilancia policial, al objeto de que el toque de queda sea efectivo.

Una gran mayoría de las personas realmente comprende la gravedad del virus y, esté de acuerdo o no con las medidas impuestas, las acepta y asume. 

Las inspecciones se centran en comprobar el cierre de establecimientos, así como que se esté cumpliendo con el riguroso uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia de seguridad.

En definitiva, Salamanca está resistiendo con entereza el gran golpe económico que suponen las medidas restrictivas aplicadas para paliar la expansión del coronavirus. Los sectores más afectados, como la hostelería, el ocio nocturno y el ocio adulto, tratan de buscar alternativas a la espera de una mejora de la situación, y con todas las esperanzas puestas en la vacuna.