Viernes, 4 de diciembre de 2020

Mundo Rural

Casillas de Flores (Salamanca)

El clima mediterráneo y la orografía de la Península Ibérica favorecieron el desarrollo de la trashumancia como sistema de manejo adaptado a los cambios en la productividad de los pastos a lo largo del ciclo anual. Se trata así de una actividad que optimiza el aprovechamiento de áreas cuya productividad, limitada o bien por el clima, o bien por los suelos, no admite aprovechamientos intensivos o en continuo

La trashumancia como una forma de actividad ganadera extensiva, consistente en el desplazamiento estacional del ganado para el aprovechamiento alternativo  de  la  diversidad  de  pastizales  en  el  momento  óptimo  de  su  producción, determinado éste por las características físicas y climáticas del territorio.

El desplazamiento de los ganados presenta numerosas variantes, tanto en la modalidad altitudinal (trashumancia corta) como en la latitudinal (trashumancia media y larga). Algunos autores restringen el ámbito de la trashumancia a los desplazamientos entre dos territorios de productividad complementaria en el tiempo y entre regiones bioclimáticas distintas, en los que el ganado permanece durante periodos prolongados