¿Reconquista del asfalto?.

Carril bici entre Salamanca y Carbajosa de la Sagrada en el límite de los términos municipales. En la capital desaparece la línea discontinua separando los sentidos en el carril bici, y las pequeñas protecciones entre este y el espacio para coches.

Estar conectado al ciberespacio provoca de vez en cuando recibir lo mismo varias veces. Como el recomendable artículo “Barcelona: la reconquista táctica del asfalto”, del dominical de un periódico madrileño del pasado fin de semana. Ciertamente algunos se publicitan muy bien, no aludo por primera vez a Barcelona donde, además de independentistas destructores de la hispana patria, suelen tener buenas ideas sobre sostenibilidad. Otra cosa es que luego actúen tanto como parece. Coincidiendo, ese domingo visité el nuevo carril bici entre Salamanca y Carbajosa.

Aunque difiere un poco el lugar donde se tomaron las fotografías, podemos comparar las sensaciones entre el antes de la izquierda y la situación actual.

En este caso la Reconquista del asfalto adquiere un significado diferente. Ya sabemos la crónica falta que padece nuestra ciudad, a ojos municipales, de espacio en las calles para buscar una alternativa al coche. En el caso de la bicicleta puede adquirir tintes dramáticos. Así la muy mayoritaria mayoría caminante numerosas veces debe sacrificarse en aras del progreso y ceder espacio de sus aceras también a esos vehículos sin motor (y otros).

En este punto de la Vía Helmántica, debajo del Polideportivo de El Tormes, finaliza el carril bici. No sigue a través del Puente de San José ni conecta con el que discurre paralelo al rio a la izquierda de la foto.

En el caso del carril bici que llega a Carbajosa desde… (esto no está claro), en su discurrir por la Calle de Joaquín Rodrigo han encontrado otra solución. Eliminar la mediana y aprovechar ese espacio para colocarlo junto a la acera que bordea el polideportivo Rio Tormes y el Campo de Tiro. La cosa ha quedado un poco justa y ¿algo peligrosa?.

El carril bici rodea por detrás la marquesina de la parada de autobús. Está bien resuelto, aunque los ciclistas no parecen de la misma opinión.

Tras dejar Julián Lanzarote la alcaldía hubo cierto debate sobre una mediana en el Paseo de la Estación, que luego desechó el nuevo alcalde del mismo partido por ¿motivos de seguridad?. Escrutando en publicaciones sobre diseño urbano y movilidad del Ministerio de Fomento, curiosamente vinculan medianas y seguridad. La madrileña Instrucción de la Vía Publica dice al enumerar posibles objetivos “Servir de refugio a los peatones en el cruce de calzadas.” y “Separar circulaciones, mejorando con ello la seguridad del tráfico automóvil.”. La calzada resultante de Joaquín Rodrigo es más desmedida, y con mayor sensación de peligro. Tampoco ha ganado atractivo para el paseo, no ayuda mucho el escaso ancho de sus aceras ahora también con farolas.  

En el tramo en el Polígono de El Montalvo en Carbajosa, el carril bici discurre por un antiguo carril de circulación manteniendo la mediana preexistente. Lo que ya no parece muy bien conseguida es la parada de autobús.

En Carbajosa de la Sagrada parecen interpretar eso de alternativa al vehículo motorizado de una forma más textual, y directamente han eliminado un carril de circulación o aparcamiento para ser ocupado por el carril bici. Mejorando un poquito la seguridad con elementos en el suelo separándolo del resto de la calzada. Desde luego es más adecuado, si de verdad se quiere reducir el uso del vehículo privado motorizado. Tampoco el tráfico es para desbordar.

En Santa Marta hay tramos de carril bici unidireccional, en las dos calzadas. Y están mejor separados de los coches que en Joaquín Rodrigo.

Lo que no entiendo de los carriles bici en Salamanca es la obligación de hacerlos siempre bidireccionales. En este caso parece más seguro dos unidireccionales, junto a la acera en cada sentido de la marcha, no hay espacio para aparcar en toda la calle. Desde luego, eliminar un carril para coches hubiera sido mejor. No es una calle, salvo algún lugar muy puntual, con catastróficos atascos, y un carril menos tampoco los provocaría. Supongo que nuestros avispados munícipes, cuando visitaron la obra, observarían la no corregida pésima accesibilidad de la parada del autobús junto a la puerta del Campo de Tiro, y estarán prestos a subsanarla (en alguna foto se les ve muy cerca). Y la falta de continuidad del carril bici en la Vía Helmántica.

La parada de autobús cerca de la puerta del Campo de Tiro sigue interrumpiendo el paso. Marcando una nueva prioridad municipal en las calles, además de ser básicamente para los coches la publicidad también está antes que la gente. Se han publicado fotos con el alcalde a unos 25 metros más allá de la marquesina en esta imagen hacia el fondo, y también enfrente.