Advertisement
Martes, 26 de enero de 2021

Los enclaves de la provincia que atesoran las Catedrales de la Armuña 

Templos cargados de historia que destacan por su espectacularidad, su riqueza arquitectónica y los tesoros artísticos que conservan

Las Catedrales de La Armuña destacan por su espectacularidad, su riqueza arquitectónica y los tesoros artísticos que conservan, siendo las localidades de Villares de la Reina, Villaverde de Guareña y Palencia de Negrilla las que custodian estas reliquias del medievo.

Iniciamos esta particular ruta por Villares de la Reina y su Iglesia de San Silvestre. Un templo que es un auténtico museo, incluido el púlpito, con escaleras y tornavoz, compuesto por una serie de retablos, murales, pinturas e imágenes. Destaca el retablo dorado, del siglo XVII, y que ocupa todo el frontal del prebisterio. A finales del siglo XVII, la bóveda se cubrió con un gran mural alegórico de la Gloria. 

En Villaverde de la Guareña se ubica la Iglesia de los Santos Comelio y Cipriano, declarada BIC y que data casi en su totalidad del siglo XVI, de estilos gótico y renacentista. Destaca el retablo del altar mayor, del siglo XVIII y con tallas de gran calidad, estando considerado uno de los mejores y más importantes de su estilo y su época. 


Por su parte, en Palencia de Negrilla se encuentra la Iglesia de la Exaltación de la Cruz, de origen románico y declarada BIC. Destaca especialmente su retablo, comparado por algunos con el altar mayor de la Catedral Vieja de Salamanca. Muestra 28 pinturas, 10 imágenes y 10 relieves, uno de los mayores retablos de la provincia.