Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021

“La educación para la salud y el estilo de vida son fundamentales para la prevención en algunos tipos de diabetes”

“Es muy importante que las personas conozcan que el diagnóstico implica cambios en sus hábitos, pero un buen manejo de la enfermedad le va a permitir continuar con su trabajo, aficiones…”, explican Ana Calvo, Alicia Manzano y Nuria Natal, enfermeras de la Unidad de Educación Diabetológica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca

En la imagen, Ana María Calvo, enfermera educadora de la Unidad de Educación Diabetológica, con uno de los grupos de trabajo

La diabetes afecta a seis millones de personas, el 14% de los españoles. Una enfermedad que no siempre produce síntomas, pero que si no se controla adecuadamente puede producir serios daños a la salud. “La diabetes es una enfermedad silenciosa y que ‘no duele’. Durante años se puede subestimar y después aparecer complicaciones graves (infartos, ictus, problemas renales, amputaciones…) y que hubieran podido evitarse con un control adecuado”, tal y como explican Ana Calvo, Alicia Manzano y Nuria Natal, enfermeras de la Unidad de Educación Diabetológica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca. Con ellas, coincidiendo con el Día Mundial de la Diabetes que se celebra este sábado 14 de noviembre, hablamos sobre aspectos tan importantes como la prevención, la educación para la salud, el avance de los tratamientos, y por supuesto del trabajo de apoyo y de información de la Unidad de Educación Diabetológica para ayudar a los pacientes a aprender a vivir con diabetes.

¿Qué impacto suele tener en el paciente recibir un diagnóstico de diabetes?

Cada persona es diferente, pero lo habitual es un impacto negativo con reacciones de miedo, enfado, ira, tristeza… no sólo de la persona diagnosticada sino también de su entorno más cercano. Es fundamental manifestar y compartir estas emociones para avanzar y llegar a la fase de aceptación. Es muy importante que las personas conozcan que el diagnóstico implica cambios en sus hábitos, pero un buen manejo de la enfermedad le va a permitir continuar con su trabajo, aficiones… 

¿Hasta qué punto la educación para la salud y el estilo de vida son esenciales para la prevención y, en caso de padecerla, para su abordaje? 

La educación para la salud y el estilo de vida son fundamentales para la prevención en algunos tipos de diabetes, como en la diabetes tipo 2 que es el tipo de diabetes más frecuente. Para todos los tipos de diabetes es fundamental la educación diabetológica una vez diagnosticada, pues su objetivo es proporcionar recursos para que la persona logre el mayor autocontrol posible. 

¿Cuáles son las pautas a seguir a la hora de educar en diabetes a una persona recién diagnosticada y qué beneficios reporta al paciente?  

El inicio del diagnóstico es uno de los momentos más importantes en educación diabetológica. Habitualmente el diagnóstico de diabetes tipo 2 se realiza en los centros de salud y la enfermera de atención primaria es el profesional de referencia en educación. En diabetes tipo 1 las referentes en educación somos las enfermeras de la Unidad de Educación Diabetológica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca. Las pautas de inicio consisten en acompañar a la persona a la aceptación de la diabetes, aportando información básica basada en evidencia científica respecto a alimentación, ejercicio físico y resto de tratamiento como inyectables no insulínicos, tratamientos orales e insulina si necesitara. También información respecto a autoanálisis de glucemias capilares si estuviera indicado, como por ejemplo en personas con tratamiento de insulina.


En el caso de la Unidad de Educación Diabetológica del Hospital de Salamanca, ¿cuál es el perfil tipo del paciente y cómo se trabaja con ellos para mejorar el autocuidado de la salud?

En la Unidad de Educación se atiende a personas derivadas del servicio de endocrinología y obstetricia con distintos tipos de diabetes, pero fundamentalmente se realiza seguimiento de personas con diabetes tipo 1 y diabetes gestacional. La educación comienza desde el momento del diagnóstico o la derivación a la Unidad y se trabaja de manera individual y grupal en modalidad presencial, telemática o telefónica para apoyar el autocontrol de la diabetes, es decir, que las personas adquieran conocimientos, habilidades y actitudes para lograr el mayor control posible de su diabetes con la mejor calidad de vida. 

En el tratamiento de la diabetes se ha avanzado mucho, ¿cuáles son los que podemos decir que han marcado un antes y un después para los pacientes?

Los avances en el diagnóstico, autoanálisis y tratamiento están siendo muy rápidos en los últimos años. La tecnología también ayuda a que las personas con diabetes mejoren su autocontrol. Probablemente, el uso de sensores de glucosa es uno de los adelantos que más ha calado en la población. Actualmente están financiados para un determinado tipo de pacientes con Diabetes tipo 1, siempre con la indicación previa del especialista de endocrinología de referencia. Aunque desde la Unidad desearíamos que se pudiera avanzar más en la curación de la diabetes como ha ocurrido en determinados casos de diabetes 2 siguiendo recomendaciones de estilo de vida.
 

  • Alicia Manzano, enfermera educadora