Advertisement
Viernes, 15 de enero de 2021

A.R.S.A, más de 40 años trabajando por la rehabilitación y reinserción social de enfermos alcohólicos

La sede está ubicada en el Paseo de San Vicente 101, y dispone de unas instalaciones en las que se realizan las entrevistas y la primera toma de contacto, así como terapias o talleres

En la sede se realizan las entrevistas y la primera toma de contacto, así como terapias, talleres y cursos | Fotos: Lydia González

La Asociación Alcohólicos Rehabilitados Salamanca (A.R.SA.) se trata de una entidad que desde hace más de 40 años trabaja por la rehabilitación y reinserción social de enfermos alcohólicos en Salamanca y provincia.

Según explica María Moya, trabajadora social de la Asociación, para el centro es “importantísimo que todas las personas o entidades que demanden ayuda o información, reciban nuestra colaboración y los más amplios servicios y prestaciones que podamos ofrecerles”. “Colaboran con nosotros desde los inicios la Unidad de Tratamiento del Alcoholismo perteneciente a SACYL, dentro del servicio de psiquiatría y nosotros derivamos allí a nuestros usuarios después de tener su primer entrevista con ellos. Es un trabajo en equipo, de hecho muchas personas que vienen con nosotros a terapia son pacientes también de la Unidad, es como una continuidad. En la Unidad está la parte médico-sanitaria y en la parte de la reinserción social estamos nosotros”, añade.

La sede de esta asociación está ubicada en Salamanca, concretamente en el Paseo de San Vicente 101, y dispone de unas instalaciones en las que se realizan las entrevistas y la primera toma de contacto, así como terapias, talleres y cursos, es un espacio en común para ayudar en la rehabilitación.

También se realizan actividades como jornadas de convivencia, ponencias, mesas informativas y más, todo esto con el único propósito de ayudar en la prevención y rehabilitación de los enfermos alcohólicos. “Nuestra intención al poner en marcha este tipo de iniciativas es convertir esto en un espacio al que puedan acudir diariamente para que ese tiempo que antes empleaban en los bares consumiendo puedan estar aquí en un entorno libre de alcohol: pueden hablar con gente, pueden ver la televisión, pueden estar al ordenador, jugar a las cartas o al parchís, tomarse un café o un refresco, leer… estar en un ambiente en el que ellos se sientan seguros además de las terapias y los talleres. Por desgracia, ahora con la pandemia, hemos tenido que suspender muchas actividades para garantizar su seguridad y nos consta que ellos lo reclaman porque les ayudaba mucho. Para ellos estar aquí supone socializar con gente sin la necesidad de tener que beber alcohol”, explica.


Nuestro objetivo es que cuando salgan de aquí estén recuperados para poder vivir en la sociedad. A lo largo del año, están trabajando con más de 60 usuarios. Los hombres con edades comprendidas entre los 35 y 50 años son el perfil mayoritario, aunque han detectado el aumento del número de jóvenes con problemas de alcoholismo.

Su horario de atención es de lunes a viernes de 10:00 horas a 14:00 horas y por la tarde de 16:00 a 19:00 horas.

El confinamiento ha afectado psicológicamente a los usuarios

Por su parte, el confinamiento domiciliario que provocó la pandemia generado por el Covid-19 también afectó a los usuarios de esta asociación. Según explica la trabajadora social, más allá de las recaídas puntuales que sí se han detectado, lo que realmente les ha afectado es el desgaste emocional que ha afectado directamente a los diferentes pacientes. “El hecho de no poder seguir como veníamos haciendo antes con nuestras terapias y nuestros encuentros fue para ellos muy chocante, psicológicamente les ha afectado mucho. Lo hemos intentado suplir con llamadas telefónicas, con entrevistas presenciales programadas para que ellos se vayan recuperando pero la situación actual que aún hoy se prolonga dificulta mucho nuestro trabajo”, concluye.

El alcohol, asegura, es un depresor del sistema nervioso central que causa daños gravísimos tanto a los que lo padecen como a sus familiares. Por eso, seguirán al lado de todas las personas que lo necesiten como vienen haciendo desde hace ya más de cuatro décadas, y animan a que todas las personas que puedan padecer esta enfermedad se pongan en contacto con la asociación presencialmente o a través del teléfono 923 26 48 53.