Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

El fascinante patrimonio arqueológico que custodia la provincia de Salamanca

Desde las pinturas esquemáticas en Las Batuecas a los grabados rupestres de Siega Verde, los castros vetones de Yecla de Yeltes y Lumbrales y la antigua mina de oro de Las Cavenes
Las Batuecas, parada en este recorrido por el patrimonio arqueológico

¿Sabías que la provincia de Salamanca custodia un impresionante patrimonio arqueológico? Un fascinante recorrido que lleva al viajero a descubrir desde las pinturas esquemáticas ocultas en Las Batuecas a los grabados rupestres de Siega Verde, declarados Patrimonio de la Humanidad. Sin olvidar la rica cultura prerromana y romana, con los Castros Vetones de Yecla de Yeltes y Las Merchanas, en Lumbrales, y la antigua mina de oro de Las Cavenes. De la mano de Salamanca Emoción, la web de turismo de la Diputación de Salamanca, descubrimos los vestigios que atesora la provincia.

Castro de Yecla de Yeltes 

Las características de este castro y los restos arqueológicos hallados lo convierten en el más importante de los poblados de la penillanura salmantina. El castro de Yecla la Vieja, también conocido como “El Castillo”, se localiza a un par de kilómetros al sur del pueblo de Yecla y constituye una de las fortificaciones prerromanas más espectaculares de la Península Ibérica. El recorrido lleva al viajero desde la ermita de Santiago Apóstol, construida sobre una necrópolis tardorromana, a la muralla de Yecla, el viejo poblado, el campo de piedras hincadas construido por los vetones y la ermita de Nuestra Señora del Castillo. En el municipio se encuentra el Museo del Castro de Yecla La Vieja. 

Castro de Las Merchanas

El Castro de Las Merchanas, ubicado en Lumbrales, conserva prácticamente íntegro todo su recinto amurallado abarcando más de 5 hectáreas de superficie. Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931. La muralla y las puertas romana y vetona (donde se han descubierto varios grabados esquemáticos) son algunos de los atractivos de este yacimiento donde destaca también el campo de piedras hincadas, en la parte más accesible del perímetro amurallado. A pesar de la altura y fortaleza de las paredes, los vetones se protegían con miles de piedras dispuestas en vertical a modo de cuchillas, que hacían imposible el ataque de la caballería. En Lumbrales no puede faltar una visita a la Casa del Conde, donde se ubica el Centro de recepción de visitantes del Territorio Vetón.


Las Cavenes

Esta antigua mina de oro romana de los siglos I y II d. C., se halla próxima a la localidad serrana de El Cabaco, a los pies del monte de la Peña de Francia, dentro del espacio natural protegido de Las Batuecas-Sierra de Francia. Las Cavenes fueron catalogadas como Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León en el año 2002. Aquí también se ubica el Centro de Interpretación de la Minería Romana del Oro. 

Siega Verde

En este recorrido por el legado arqueológico no puede faltar Siega Verde, en la comarca de Ciudad Rodrigo. La estación arqueológica de Siega Verde está considerada como el conjunto de arte paleolítico al aire libre más importante de Castilla y León y el más sobresaliente de la Península Ibérica. De ahí que haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El yacimiento, descubierto en 1988, contiene unas 645 figuras de caballos, toros, ciervos, cabras, renos, bisontes, rinocerontes, etc., agrupadas en diecisiete conjuntos.

Pinturas rupestres de Las Batuecas

En el Parque Natural de Las Batuecas se localizan quince abrigos rocosos, con pinturas rupestres neolíticas datadas en torno a los 7000-5000 años y que ocultan un gran secreto artístico: el mejor conjunto de pintura esquemática de Salamanca, dentro del arte postpaleolítico. Las imágenes reproducen sencillas figuras animales y humanas mediante barras o puntos, con colores como el ocre, rojo, negro, amarillo y blanco. Todos los abrigos se encuentran declarados Bien de Interés Cultural. 

Las huellas fósiles de Monsagro

La localidad de Monsagro custodia la ruta de las Huellas Fósiles, un itinerario urbano que descubre y explica las huellas de distintos organismos de hace 450 millones de años, visibles en las roc as que adornan las casas, calles y fuentes de este pueblo.