Advertisement
Martes, 19 de enero de 2021

Temporada de esquí en Andorra y el mejor alojamiento

De estética rústica, enclavado en una de las zonas más tranquilas, bellas y verdes es un lugar ideal para visitar y pasar unos días de descanso

Viajar a esta montañosa tierra siempre es un placer, tanto en verano como en la temporada de invierno, y solo hay que encontrar un buen hotel en Andorra para que la dicha sea completa y se le pueda sacar todo el jugo a esta tierra bendecida por los dioses.

La temporada de esquí en Andorra comienza a mediados de noviembre y llega hasta mediados de abril (e incluso hasta principios de mayo en alguna de sus estaciones). Este pequeño principado situado en los Pirineos parece sacado de un cuento de hadas, y ofrece a sus muchos visitantes una gran cantidad de diversiones (además del esquí), cultura, arte y exquisiteces gastronómicas dignas de un gigante turístico.

De estética rústica, enclavado en una de las zonas más tranquilas, bellas y verdes del principado, Escaldes, y a menos de un kilómetro del centro de la ciudad, se encuentra el Hotel Silken Insitu Eurotel Andorra.

Este idílico alojamiento se sitúa muy cerca de la estación de Grandvalira, por lo que es perfecto para los amantes del esquí.

Si esquiar no es lo tuyo, no te preocupes, puedes ir paseando hasta la avenida Meritxell, la calle más comercial de Andorra la Vella, para una intensiva sesión de shopping, desplazarte al cercano Balneario Caldea para darte un relajante sesión de wellness o disfrutar de las incontables actividades y diversiones que te ofrece la zona. Y, por supuesto, disfrutar del maravilloso y único paisaje.

Dónde esquiar en Andorra

Andorra cuenta con más de 300 kilómetros de pistas de esquí, lo que la convierte en uno de los destinos sagrados para los practicantes de este deporte, que son legión.

Además de la mencionada estación de Grandvalira, situada a unos 800 metros del Hotel Silken Insitu Eurotel Andorra y que es la más grande de Europa y de toda la Europa meridional (ni más ni menos que 128 pistas, con una extensión de 210 kilómetros), el otro gran centro de esquí de Andorra es la estación de Vallnord, que es en realidad 2 estaciones distintas, la de Ordino Arcalís y la de Pal Arinsal, y cuenta con 93 kilómetros de pistas.


Qué hacer en Andorra en invierno si no te gusta esquiar

Es cierto que muchos de los numerosos turistas que se acercan a Andorra cada invierno lo hacen para esquiar, pero no es menos cierto que otros muchos lo hacen atraídos por otras actividades no menos divertidas, además de por el valioso patrimonio cultural del principado. Veamos algunos ejemplos:

Disfrutar de algunos de los paisajes de montaña más bellos del mundo: entre los lugares más bonitos de Andorra se encuentran los bosques de la Rabassa, Arcalis, la Coll d´Ordino y el Pic de Casamanya. No te olvides de la cámara fotográfica.

Hacer excursiones en trineos de perros: en Pas de la Casa y Pal-Arinsal existen circuitos expresamente diseñados para viajar en estos trineos. Una experiencia inolvidable.

Conducir motonieves: una auténtica descarga de adrenalina para los amantes de las emociones fuertes.

Practicar el senderismo con raquetas de nieve: excursiones a través de paisajes nevados que requieren de bastante esfuerzo físico, pero que merecen la pena (y adelgazan que no veas).

Ruta por las iglesias románicas de Andorra: uno de los grandes tesoros culturales del principado. Algunas de las más interesantes son las de Santa Coloma (la más emblemática), Sant Joan de Caselles y Sant Martí de la Cortinada, entre otras.

Son muchas las actividades que nos dejamos en el tintero y que puedes realizar mientras te hospedas en el Hotel Silken Insitu Eurotel Andorra, como visitar el precioso pueblo de Pal, conducir por la espectacular carretera panorámica entre Ordino y Canillo o disfrutar de la espléndida gastronomía andorrana en alguna de sus bordas (antiguos establos reconvertidos en restaurantes), pero es mejor que los descubras tú mismo. Recuerda, solo faltan unos días para que empiece la temporada de invierno.