Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

¿Cómo distinguir si es gripe o Covid-19 atendiendo a los síntomas?

Ambos virus, el de la gripe y el nuevo coronavirus, comparten vías de transmisión y causan enfermedades respiratorias, con una gran variedad de síntomas

El otoño/invierno es la época propicia para enfermedades como la gripe, pero es que además este año tenemos que estar preparados para no confundir sus síntomas con los de la Covid-19. Y es que el nuevo coronavirus y el virus de la gripe tienen presentaciones clínicas muy parecidas.

Así, ambos virus comparten vías de transmisión y causan enfermedades respiratorias, con una gran variedad de síntomas, que pueden ir desde infecciones asintomáticas o con síntomas leves, hasta enfermedades graves y muertes. Atendiendo a los síntomas, ¿cómo saber si tenemos gripe o Covid-19? 

Tal y como explican desde el Ministerio de Sanidad, la fiebre, la tos y la pérdida de olfato/gusto son síntomas comunes en la gripe y en la Covid-19, sin embargo, la fatiga, el dolor de garganta, dolor de cabeza y dolor muscular parecen producirse con menos frecuencia en la Covid-19 que en la gripe. La dificultad respiratoria también parece ser más frecuente en la COVID-19.


Puesto que la sintomatología de gripe, COVID-19 y otros cuadros catarrales es similar, es importante consultar con tu profesional sanitario y seguir su consejo. Si usted está vacunado de gripe, es mucho menos probable que los síntomas sean debidos a la gripe.

¿Durante cuánto tiempo se puede contagiar la gripe?

Las personas que se infectan por el virus de la gripe pueden transmitirlo desde 1 día antes del comienzo de los síntomas hasta 3 a 7 días después. Las personas infectadas pueden transmitir el virus aunque no tengan síntomas ni padezcan la enfermedad. Los niños pueden transmitir la gripe incluso durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas.

Asimismo, las complicaciones más frecuentes tras una infección por el virus de la gripe son: neumonía, otitis, sinusitis, deshidratación o empeoramiento de una enfermedad crónica de base, como insuficiencia cardiaca congestiva, asma o diabetes.