Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

La actitud marca la diferencia

La vida siempre nos da algún revés que otro y no queda más que afrontarlo, echarle ganas y seguir sumando que, seguro, vendrán momentos mejores

Hace poco hemos visto con orgullo a Rafa Nadal ganar su decimotercer Roland Garros y es que, ahora más que nunca, esto es algo que debemos valorar y apreciar, es el claro ejemplo de lo que vale el esfuerzo personal. Es importante asumir que las cosas no llegan por sí solas. Los sueños e ilusiones dan sentido a la vida, de hecho, el valor que le damos a lo que tanto deseamos se mide con el esfuerzo que invertimos en conseguirlo, y solo se consigue con una actitud perseverante e incansable. Rafa Nadal nos demuestra una y otra vez que trabaja por lo que quiere, no se sienta a esperarlo, y siempre ha tenido una reconocida recompensa que sabe apreciar de manera intensa, aunque lo haya conseguido anteriormente una docena de veces.

Me encanta saber que hay gente que le echa ganas a la vida, que no se conforma con lo que ésta le ofrece o incluso le regala, sino que crea experiencias y vivencias nuevas y mejores, que sale al encuentro de algo más, gente como Juan Calos López, amigo y compañero de viajes en esta empresa de comunicación. Él es un ejemplo de superación y esfuerzo, que lejos de rendirse pese a las dificultades de un ictus, este mes ha compartido con nosotros el nacimiento de su nuevo libro de poesías “Aguamiel y filigrana”. En su contraportada ya te invita a pensar cuando dice que a su cerebro le trata de usted ¡Qué grande!

La vida siempre nos da algún revés que otro y no queda más que afrontarlo, echarle ganas y seguir sumando que, seguro, vendrán momentos mejores. Pero creo que hay que propiciarlos con una actitud valiente y como dice Nadal: “Aceptar las cosas como son y no como quieres que sean. Y luego mirando hacia adelante. Y no atrás”.