Sábado, 28 de noviembre de 2020

Condominio Crianza 2013, excelenteTempranillo al mejor precio

La asociación enológica Cata Añada realizaba el pasado 9 de octubre una nueva cata ciega con Javier Bragado como director

Participantes en la cata de Condominio Crianza 2013 / FOTOS: JAVIER BRAGADO

La Asociación enológica Cata Añada se reunía el pasado 9 de octubre para realizar una de sus  catas ciegas, en esta ocasión con Javier Bragado como director de la cata:

Condominio Crianza 2013     Ribera del Duero

ELABORACION

Solo eligiendo los mejores racimos, en su momento óptimo de maduración polifenolica*, se puede dar personalidad a un vino. Tras una fermentación de 35 días, con el fin de extraer todo el potencial de las uvas para obtener un vino potente y elegante, característicos de Pinna Fidelis,  posteriormente se metió en barricas de roble francés, por supuesto sin clarificar, ni filtrar, permaneciendo en estas durante 12 meses, se realiza periódicamente el batonnage*, trasegado en primavera y en otoño, siempre cuidando el relleno de barricas.

LA CATA

VISTA: Rojo picota, de capa media-alta, brillante y de lágrima sedosa.

OLOR: Fruta roja, matices tostados y balsámicos.

SABOR: En boca es un vino potente, sabroso con buena caudalia, tanino aterciopelado y bien pulido, al final toque láctico.

 

CONCLUSION FINAL: un  Ribera del Duero, de Peñafiel, dando la máxima expresión varietal, afinado y equilibrado.

 

RELACION CALIDAD/PRECIO: 6,75  Euros/ EXTRAORDINARIO

 

PUNTUACION: 91

00-60 DEFECTUOSO

61-70: REGULAR

71-80: CORRECTO.

81-85: BUENO.


86-90: MUY BUENO.

91-95: EXCELENTE. 91

96-100: EXTRAORDINARIO.

 

CONSUMO: entre 16-18ºC

 

MARIDAJE: Carnes a la brasa, chuletón, jamón ibérico de bellota, bacalao al ajo arriero, y guisos de cuchara como alubias con verduras.

 

GRADO ALCOHOLICO: 14,5º %

 

Polifenólicos*: Los compuestos polifenólicos agrupan un conjunto de sustancias que durante mucho tiempo fueron denominadas más vulgarmente “Taninos”. Su importancia en enología es muy importante, ya que entre estas sustancias se encuentran las responsables en mayor medida del color de las uvas (particularmente de las tintas o negras), jugando un importante papel en la evolución de los vinos con el envejecimiento. En el caso del vino también son los responsables de la sensación de astringencia en la lengua y de la sensación que se nota en la boca (impresión táctil de los vinos). Además contribuyen al sabor, especialmente a los sabores amargos.

 

Batonnage*: Significa “crianza del vino sobre las lías”  esta técnica, cada vez más de moda, proporciona a los vinos más volumen, untuosidad y carácter varietal, olor a bollería, etc, es una técnica que habitualmente se emplea más para vinos blancos que para tintos y se puede hacer tanto en depósito de acero inoxidable o en barrica. Por un lado, favorece la estabilización del vino, es decir, ayuda a que las sustancias sólidas no precipiten después en la botella (posos); favorece la integración de los vinos, aportando redondez, y preserva la persistencia de los aromas. En definitiva, la crianza sobre lías aporta complejidad al vino, además de conseguir una mayor sedosidad y volumen. Esto ocurre porque cuando las levaduras se mueren, sus pareces celulares se rompen (autolisis) y transfieren sus polisacáridos al vino. Estas moléculas permiten una mejor estabilización del color y participan en la sensación voluminosa del vino. A todo lo anterior hay que añadir que las lías actúan como protectoras naturales del vino, lo que evita el empleo de más cantidad de sulfuroso. Sin embargo, si no se mantiene un control exhaustivo  pueden aparecer aromas a reducción (vino cerrado), pues impiden que el vino se oxigene.

Texto y fotos: Javier Bragado