Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

La actividad económica de Salamanca descenderá entre un 10,4 y un 12,7%, según Unicaja Banco

En el conjunto de Castilla y León las previsiones apuntan a que se producirá un descenso este año, y en el mejor de los escenarios, de entre un 9,5 y un 11,9%
Malas perspectivas económicas

La actividad económica de las nueve provincias de Castilla y León caerá este año, y en el mejor de los escenarios, entre un 9,5 y un 11,9 por ciento, según los datos del último informe de Unicaja Banco elaborado por Analistas Económicos de Andalucía. En Salamanca, la caída será del 10,4 por ciento en el mejor de los casos y del 12,7 en el peor escenario. 

Este informe analiza la evolución y perspectivas económicas de las nueve provincias de la Comunidad y dibuja un escenario más favorables para este 2020, con una caída de entre el 9,5 y el 11,9 por ciento de la economía, y un escenario menos favorable, con descensos de entre el 12,3 y el 13,5 por ciento.

Así, en Ávila, el mejor escenario apunta a una caída de la actividad económica del 9,5 por ciento mientras que en el peor escenario sería del 12,3 por ciento; en Burgos, en el mejor, un -11,9 por ciento, y en el peor, -13,5 por ciento y en León, la previsión mejor es una bajada del 10,6 por ciento y la peor, del 12,8. Asimismo, en Palencia, el mejor escenario apunta a un descenso de la actividad económica del 11,8 por ciento y en el peor, del 13,3 por ciento; y en Segovia, la bajada sería del 10,4 por ciento o del 12,7 en la peor previsión.

En Soria, la previsión de descenso se mueve en una caída del 10,3 en el mejor escenario y del 12,6, en el peor; en Valladolid, una descenso del 10,3 por ciento en el mejor de los casos, y del 12,6 en el peor, y en Zamora, el mejor escenario apunta a una bajada del 10,6 y del 12,8 por ciento en el peor.


Respecto al empleo, según las cifras publicadas por la Encuesta de Población Activa (EPA), el impacto de la crisis está siendo muy acusado, excepto en las provincias de Ávila y Palencia, donde el número de ocupados ha crecido en términos interanuales en torno al 1 por ciento, aunque estas cifras de empleo incluyen a los trabajadores afectados por ERTE con suspensión de empleo.

En lo que se refiere a la economía de Castilla y León, en el informe de previsiones de Unicaja Banco se apuntaban que en el segundo trimestre el PIB ha disminuido un 15,2 por ciento con respecto a los tres primeros meses del año, por lo que la variación interanual es del 18,8 por ciento, según los últimos datos de la Contabilidad Regional Trimestral. La demanda interna ha restado 18,0 puntos porcentuales al crecimiento, y disminuye "notablemente" el consumo privado un 20 por ciento y la inversión un -27,8 por ciento.

También el saldo exterior ha tenido una aportación negativa (-0,8 por ciento), con un mayor descenso de las exportaciones (-11,8 por ciento) que de las importaciones (-10 por ciento).