Advertisement
Miércoles, 27 de enero de 2021

“Dormir en la calle es durísimo, pero es peor aún la soledad. Estar todo el día solo es muy cruel”

B.F.A., zamorano de 49 años y actualmente usuario del Centro de Atención a Personas sin Hogar de Cruz Roja Salamanca
B.F.A., zamorano de 49 años y actualmente usuario del Centro de Atención a Personas sin Hogar de Cruz Roja Salamanca | FOTOS: Lydia González

“Antes de Navidad tenía una vida más o menos normal, dejé de trabajar para venirme a Salamanca a dejar las drogas, entré en diferentes centros pero no lograba curarme y me vi solo durmiendo en la calle”. Así relata su vida B.F.A., zamorano de 49 años y actualmente usuario del Centro de Atención a Personas sin Hogar de Cruz Roja Salamanca.

Se está rehabilitando y aquí ha encontrado un cobijo donde curarse. “Dormir en la calle es durísimo, solemos decir que lo peor es dormir, pero no es así, lo más difícil al menos para mí es la soledad. Estar todo el día solo es cruel. Estar día a día en la calle solo hace que te vuelvas loco. No sabes qué hacer y la batalla con uno mismo es continua”, explica.


Su vida ha cambiado. “Estoy muy contento, he cambiado el tratamiento y solo tengo palabras de agradecimiento a Cruz Roja. Me han recibido con los brazos abiertos, me he sentido muy arropado tanto por los profesionales como por los compañeros”. Su futuro, asegura, “es muy complicado”, pero no pierde la esperanza. “Si pierdo la ilusión lo pierdo todo y vuelvo de nuevo a la vida de antes y eso es lo que menos quiero. Voy a trabajar para que se cumplan mis metas”.