Martes, 9 de marzo de 2021

Tipos de permisos de residencia en Andorra

Andorra es un hermoso país del viejo continente, con increíbles paisajes, excelente seguridad y muy bajos niveles de contaminación, Andorra lo tiene todo

Andorra es un hermoso país del viejo continente, con increíbles paisajes, excelente seguridad y muy bajos niveles de contaminación, Andorra lo tiene todo. Por si fuera poco, está comprobado que la expectativa de vida en Andorra es una de las más altas no sólo de Europa, sino de todo el mundo. Así que, si te has dejado enamorar por las maravillas de Andorra y tomaste la decisión de mudarte a esta nación (o si aún te encuentras evaluando opciones), esta pequeña recopilación que hemos traído sobre los diferentes tipos de permisos de residencia en Andorra será extremadamente útil para ti.

El pequeño país de Andorra ofrece distintos tipos de permisos de residencia, cada uno con sus respectivos requisitos. Dependiendo de tu situación personal, económica y profesional, algunos serán más accesibles que otros. Actualmente estos son los tipos de permiso para residenciarse en Andorra:

Residencia pasiva: Si tienes acumulada una considerable suma de dinero y simplemente deseas jubilarte y descansar, la residencia de manera pasiva es ideal para ti. Con este tipo de residencia no podrás trabajar en Andorra, sino que únicamente contarás con el permiso de residencia. Los requisitos para este tipo de residencia son básicamente los mismos que para las residencias activas, con el agregado de que para la residencia pasiva deberás demostrar que posees los ingresos o ahorros necesarios para mantenerte en el territorio andorrano sin trabajar. Este tipo de residencias también son ideales para los inversionistas y empresarios con proyectos internacionales que quieran hacer negocios en el país.

Residencia activa: Con esta residencia, dispondrás de todos los derechos y beneficios de un ciudadano natural de Andorra. Para obtenerla, puedes optar por dos rutas distintas:

 

  • Residencia activa por cuenta ajena:

 

Este tipo de permiso requiere que cuentes con un empleo en una empresa andorrana. También deberás establecerte en el país y hacer de éste tu residencia principal, donde tendrás que permanecer por 183 días al año como mínimo. Por otra parte, es necesario que cumplas con estos otros requisitos:

  1. Un certificado que confirme la adquisición o el alquiler de una propiedad en el principado.
  2. Mostrar un certificado completo de tus antecedentes penales de todos los países donde hayas vivido, así como los de tu país de origen.
  3. Someterte a un chequeo médico, el cual será llevado a cabo por el departamento de Inmigración
  4. Presentar tu hoja de vida, o Curriculum Vitae
  5. Presentar un certificado que acredite tu estado civil

 


  • Residencia activa por cuenta propia:

 

Este tipo de residencia conlleva crear tu propia empresa en el territorio andorrano, algo que, si bien puede ser un poco difícil dado el capital necesario, puede traerte rápidamente los beneficios de la residencia activa que tanto buscas. Los requisitos para este tipo de residencia son los siguientes:

Establecer en Andorra tu residencia principal. Así como para la residencia por cuenta ajena, esta residencia debe ser efectiva por un mínimo de 183 días al año.

  1. Contar con un puesto dentro de la administración de la sociedad.
  2. Poseer al menos el 10% de la compañía que fue adquirida o creada.
  3. Presentar un certificado que confirme la adquisición o el alquiler de una propiedad dentro del territorio andorrano
  4. Mostrar un certificado completo de tus antecedentes penales de todos los países donde hayas vivido, así como los de tu país de origen.
  5. Someterte a un chequeo médico, el cual será llevado a cabo por el departamento de Inmigración.
  6. Presentar tu hoja de vida, o Curriculum Vitae.
  7. Presentar un certificado que acredite tu estado civil.
  8. Ejercer una actividad de manera autónoma.

 

La vigencia del permiso de residencia activa es de un año, y podrá renovarse por períodos de dos años un total de tres veces. Una vez transcurridos los siete años iniciales, la renovación de este permiso pasará a ser cada diez años. Esto aplica tanto para la residencia por cuenta ajena como para la residencia por cuenta propia.

Estos son los principales métodos para obtener residencia en tierras andorranas. Por supuesto, ello no significa que los previamente mencionados sean los únicos tipos de residencia que se puedan obtener (también están la residencia por razones de interés científico, la residencia por ingreso en centros geriátricos, entre otras). Sin embargo, los tipos de residencia en esta recopilación son los más comunes y más fáciles de obtener en comparación con el resto, que pide requisitos extremadamente específicos y difíciles de conseguir para la mayoría de las personas. De todos modos, ya sea que estés planificando obtener una residencia activa o una residencia pasiva en Andorra, deber asegurarte de siempre seguir todos los pasos al pie de la letra para evitar inconvenientes legales. ¡Feliz migración!