Advertisement
Viernes, 22 de enero de 2021

Malestar de la Asociación de Grandes Empresas de Distribución por el cierre de grandes tiendas en la región 

Consideran que el cierre obligatorio de los establecimientos de más de 2.500 m2 “resulta ineficaz para la contención del Covid-19 y produce unos perjuicios sociales y económicos desproporcionados”

 

Cierre impuesto a las tiendas de más de 2.500 metros cuadrados

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) ha trasladado a la Junta de Castilla y León su “malestar por el cierre impuesto a las tiendas de más de 2.500 metros cuadrados”. En opinión de ANGED, esta medida representa una “evidente discriminación injustificada que no garantiza una mayor contención en la propagación de los contagios”. 

La gravedad de la segunda ola de la pandemia en Europa está acelerando la adopción de nuevas y severas restricciones de aforo, horarios y distanciamiento para el comercio. No obstante, “hasta la fecha ningún país europeo ha avanzado en un cierre total o parcial del comercio. Ni siquiera aquellos países, como Alemania, Italia o Austria que en primavera establecieron medidas similares a las que ahora establece la Junta”, señalan. 

Asimismo, añaden que “nuestras empresas han trabajado desde el inicio de la pandemia para crear espacios de compra seguros tanto para los clientes como para empleados. En estos meses han transformado toda su operativa, espacios de venta, organización de personas y cadena logística para asegurar una compra segura, cumplir con las restricciones de aforo y concienciar al conjunta de la ciudadanía de la importancia que tiene el distanciamiento social y la colaboración de todos en la lucha contra la pandemia. Este compromiso ha permitido además garantizar el abastecimiento seguro de bienes básicos, mantener miles de empleos directos en todo el territorio y otros tantos indirectos de todos aquellos proveedores que participan de la actividad comercial”.  


ANGED comparte la preocupación de las autoridades por contener la pandemia y es plenamente consciente de los costes económicos y sociales que para todos genera. “Nuestras empresas están en condiciones de colaborar en esta lucha contra la pandemia y aplicar en sus centros todas las medidas de seguridad necesarias”. Por eso, demanda a la Junta de Castilla y León que “reconsidere el cierre de las tiendas para abordar de forma conjunta un plan proporcionado para el comercio en el control de la pandemia”.