Miércoles, 25 de noviembre de 2020

CRM vs. ERP: la batalla del siglo XXI en las empresas

Tanto CRM como ERP son dos sistemas interesantes para la gestión de las empresas, si bien es preciso analizar las necesidades de cada organización y los objetivos a cumplir para así elegir el sistema que resulte más ventajoso

Aunque son siglas que la mayoría de las personas tratan en el día a día de sus empresas, muchos desconocen el verdadero significado de CRM y ERP. Se trata de dos de las principales herramientas que ayudan a la gestión y la administración de las empresas y los clientes. 

Sin embargo, en pocos lugares se usan ambos sistemas simultáneamente. Como si de Nocilla o Nutella se tratase, estas dos herramientas compiten para ganar el trono de la gestión. Pero, ¿cuáles son sus diferencias?

Significado de CRM y ERP

CRM son las siglas de Costumer Relationship Management, lo que se traduce como gestión de las relaciones con los clientes. En definitiva, se trata de un sistema que permite aglutinar todas las interacciones entre una empresa y sus clientes. 

La principal ventaja del sistema CRM es que está completamente orientada al cliente, por lo que permite mejorar el conocimiento sobre este y así anticiparse a sus necesidades. Las empresas con sistemas CRM pueden segmentar mejor a sus clientes, para ofrecerles servicios y productos adaptados a ellos. 

Por su parte, ERP (Enterprise Resource Planning) es un sistema de planificación de recursos empresariales, que permite gestionar diferentes procesos de una empresa, como la producción o la distribución. 

Según estudios recientes, el 40 % de las empresas que usan un sistema ERP detectan un aumento de la productividad. Sin embargo, el principal inconveniente es que adquirir un software de ERP es muy caro, ya que requiere un alto nivel de personalización para poder adaptarse a las necesidades concretas de las empresas. 


CRM y ERP: ¿cuál es mejor?

Aunque ambos sistemas han sido diseñados para la gestión empresarial, lo cierto es que son estructuras diferentes con distintos objetivos, por lo que no es fácil hacer una comparación equitativa entre ambos. 

Dependiendo de las necesidades de la empresa, será conveniente utilizar un sistema CRM o ERP. Por ejemplo, si la estructura de la organización está centrada en la atención al cliente y la gestión de ventas, un sistema CRM será más conveniente, ya que se adapta mejor a las necesidades concretas y a la vez es más económico. Si se trata de una empresa pequeña o que está empezando, este sistema será más recomendable para comenzar a trabajar con gestores y poder atraer nuevos clientes según los datos que de él extraiga. 

Por su parte, el sistema ERP le interesará a empresas grandes, con recursos económicos y que necesiten asistencia en la organización y disponer de la información de forma fácil y reunida en una sola plataforma. Los sistemas ERP conllevan además una serie de gastos de mantenimiento, por lo que pueden no ser ventajosos para todas las empresas. 


En suma, tanto CRM como ERP son dos sistemas interesantes para la gestión de las empresas, si bien es preciso analizar las necesidades de cada organización y los objetivos a cumplir para así elegir el sistema que resulte más ventajoso. Tener en cuenta el ratio coste-beneficio de ambos y la funcionalidad son dos de los factores principales a tener en cuenta.