Advertisement
Lunes, 25 de enero de 2021

Las ‘herencias envenenadas’ disparan las renuncias por parte de los herederos 

La ley da la opción de heredar a beneficio de inventario,  es decir, los herederos solo responden de las deudas de la herencia con los bienes que por ella reciben

Al heredar un inmueble, confirmar las cargas o deudas que pesan sobre el patrimonio

Las ‘herencias envenenadas’ disparan las renuncias por parte de los herederos. Pero, ¿qué son las herencias envenenadas? Aquellas que al aceptarlas pueden poner en riesgo nuestro propio patrimonio. De ahí la importancia de conocer la cantidad y el estado o situación de los bienes a heredar (saber si tienen cargas como préstamos hipotecarios), así como las deudas que pudiera haber contraído la persona antes de fallecer.

Porque hay que recordar que las deudas también se heredan. Si los gastos no compensan, sobre todo cuando se trata de herederos menos próximos (tíos, sobrinos, personas sin parentesco) conviene pensar detenidamente si aceptar o renunciar a la herencia. También puede darse el caso, por ejemplo, de recibir en herencia en inmueble con una hipoteca mayor a lo que se va a recibir por su venta.


Precisamente, las deudas y la carga fiscal para los herederos menos próximos, que varía en función de comunidades autónomas, son los principales motivos de renuncia a una herencia. Renuncias que en nuestro país no han dejado de aumentará hasta alcanzar las 47.431 en 2019, según los datos del Consejo General del Notariado. En Castilla y León se registraron 2.875 renuncias a herencias durante 2019, un 5,9% más que el año anterior.

No obstante, la ley da la opción de heredar a beneficio de inventario,  es decir, los herederos solo responden de las deudas de la herencia con los bienes que por ella reciben.