Advertisement
Sábado, 16 de enero de 2021

El esfuerzo no se negocia… pero no todo son cojones

El periodista Carlos Cuervo ofrece su visión sobre la situación actual del Salamanca UDS tras perder el derbi con el Guijuelo

Once inicial del Salamanca UDS en el derbi

Como cada inicio de semana, llega ‘El rincón de los lunes’ con la opinión del periodista Carlos Cuervo sobre lo más interesante que ha sucedido durante este fin de semana en el deporte local. En esta ocasión, la obligación reside en hablar de la actual situación del Salamanca UDS tras perder por 2-0 en el derbi con el Guijuelo. 

Mucho es lo que se ha comentado en la noche del domingo y este lunes sobre la falta de intensidad de los blanquinegros en el Municipal Luis Ramos. De hecho, el propio Sergio Egea se lo recriminó a los suyos y así lo hizo saber en la rueda de prensa posterior al encuentro de la tercera jornada de Liga. Y también tiene razón el ‘míster’ al decir que el fútbol es de los jugadores y que no todo debe recaer sobre el cuerpo técnico. Ganan y pierden los que se visten de corto, aunque todo influye

Sergio Egea se equivocó en ciertas cosas en Guijuelo, la lectura prepartido no fue buena y el centro del campo resultó muy perjudicado, ya que los chacineros se impusieron con suma claridad en él, lo que fue una de las claves de la derrota. Faltó garra y lucha, algo que nunca falla en las sesiones de entrenamiento del plantel. Y el esfuerzo no se negocia. No obstante, no todo son cojones en el fútbol. Importa tenerlos, claro que sí, pero hay que disponer de talento y saber cómo y cuándo jugar, ser inteligente… Mil cosas. 

Ayer, el Salamanca UDS tuvo sus opciones para ganar. Sin duda. El primer gol de Antonio Pino precede a un remate blandito de Puma que sacó bajo palos Ojog; en la última del primer tiempo, Ohemeng y Molina no atinaron a marcar con todo a favor; en la reanudación Sarkauskas se erigió como internacional con Lituania con varios paradones. Al final, el fútbol son momentos y hay que saber aprovecharlos. De nada sirve correr como pollo sin cabeza, sino yo mismo jugaría en el Helmántico porque me lo dejaría todo sobre el campo, pero no tengo talento, así que aquí estoy escribiendo estas líneas. 

Además, todos somos muy ventajistas en este mundillo y solo hay que mirar el caso de Jorge Mora. Él siempre es el mismo, corre poco (o cuando debe, según se quiera ver por unos y otros) y realiza el mismo esfuerzo contra el Coruxo para marcar un gol y dar una asistencia que ante el Guijuelo en un duelo en el que pasa completamente desapercibido. La diferencia es que un día fue el héroe y el otro el villano de una peli de Marvel. 

En definitiva, el domingo hay un partido vital, una final me atrevería a decir, con el Racing de Ferrol, un equipo llamado a estar arriba. Si se pierde, el tercer puesto se puede alejar a siete puntos y un clima de tensión desde ya no es nada bueno en un club tan caliente y en una ciudad tan pasional como la nuestra. Ganar, ganar y ganar. No vale nada más.