Martes, 9 de marzo de 2021

El dueño de Joselito afirma en una grabación que iba a cobrar 300 millones por hacer de testaferro

Durante una reunión mantenida en mayo de 2015 en Alba de Tormes
Nelson Merentes y Juan Luis Gómez, en la imagen del reportaje publicado por Ok Diario

El consejero delegado de Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez, afirma en una grabación que ganaría 300 millones por hacer de testaferro en una operación de deuda pública de Venezuela. 

La grabación procede de una entrevista que tuvo lugar en mayo de 2015 en Alba de Tormes y que publica OK Diario hoy en exclusiva. Gómez aseguro que esperaba cobrar al menos 300 millones de euros por su participación en el bono soberano actuando como “testaferro” de dos altos cargos del régimen chavista: el entonces presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (ANV) y hombre de la máxima confianza de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, y el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes.

Yo te puedo decir que voy a cobrar 300 millones de la primera [operación]. Lo que se hace es de testaferro”, explicó Gómez a su interlocutor. Respecto a los dos altos cargos chavistas implicados, añadió lo siguiente: “Ellos van a cobrar cualquier puta salvajería. Lo que quieren es irse de allí porque les van a matar. Este tío lo que quiere es largarse”, señala durante la grabación.

Nelson Merentes fue ministro de Finanzas del Gobierno de Hugo Chávez desde 2004 a 2007, y luego pasó a presidir el Banco Central de Venezuela (BCV), desde abril de 2009 a enero de 2017. Con un breve paréntesis, entre agosto de 2013 y enero de 2014, durante el cual presidió la institución Eudomar Tovar, quien según las conversaciones de Juan Luis Gómez también estaba implicado en la operación.


La conversación cuya grabación reproduce Ok Diario se produjo en mayo de 2015, tras el primer viaje de Juan Luis Gómez a Venezuela. El consejero delegado de Cárnicas Joselito ofreció al empresario hotelero participar en el negocio con una aportación de 20.000 euros, que le permitirían ganar 30 millones.

Juan Luis Gómez explicó: «Yo el otro día hice una transferencia de 25 [25.000]. Y ahora Ana dice: ‘Buenas tardes Juan, había que pagar 350.000 dólares, y faltan 14.700. Por lo visto faltan 7.000, rechazaron una [transferencia] de 7.000. Ojalá tú pudieras conseguir esta cantidad’».

A continuación, Juan Luis Gómez explicó a su interlocutor que cobraría los beneficios del bono venezolano mediante un “fideicomiso”: “La manera de cobrar tú luego es con un fideicomiso a 20 años”, explicó, “y tú todos los meses cobras el rendimiento que dé eso. Y cuando pasan los 20 años coges los 30 kilos [millones]”.

Juan Luis Gómez había explicado a sus socios que el dinero permanecería depositado durante 20 años en forma de “fideicomiso” en una entidad financiera de Hong Kong a nombre de una empresa radicada en un paraíso fiscal (que sería la encargada de administrar esos fondos, mediante un contrato confidencial que garantizaba a los inversores su participación en los beneficios).