A favor del NO cierre a los bares

Los bares "normales", es decir, aquellos en los que se reúne un grupito reducido de amigos al finalizar de la jornada laboral, comentan las novedades del día, ven el partido con la peña, charlan, arreglan lo divino y lo humano, no pueden desaparecer.

Son espacios privilegiados para el encuentro y la amistad. Zonas cálidas, rezumando, humanidad, en torno a unos cafés, unas cervezas. Incluso el lugar en donde se reencuentran las parejas tras cumplir el  horario laboral, lugares que frecuentas y ofrece confianza.  Un trocito de ti, es el bar de la esquina, de abajo o de enfrente. Quiero romper una lanza a favor de bares, cafeterías y restaurantes.

Cuantas confidencias, cuanta  empatía, hay en las personas que están  detrás de una barra, cuanto aguante, cuanta discreción, Gracias Verdi, gracias Alipio, Antonio… Vosotros os habéis ganado el derecho a colgar en lugar bien visible:  D… ha conseguido con esfuerzo, paciencia, sabiendo escuchar al cliente, la diplomatura y doctorado en Psicología de Bares

España ha sido la meca del turismo durante lustros, entre otras razones, por los bares, sol, playa y calor, pueden disfrutarlo en Mauritania, o en chinchinguagua, pero bares y cafeterías como las de España…  en ninguna parte del mundo. Seamos responsables, guardemos las normas de seguridad sanitaria, conservamos la tradición “Bares y Cafeterías” telón de fondo de novelas, películas, teatro y  forjadas con el vaso en la mano, grandes amistades, donde jamás nos dijeron: Su tiempo ha terminado, por favor deje sitio…  No permitamos que cuelguen de la puerta, el epitafio: Llegó la ruina, cerrado. DEP.

Fotos del Bar Verdi Verdy (tomadas por Isaura Díaz de Figuerido)