Advertisement
Domingo, 24 de enero de 2021

Un poco de respeto a la Norma

Cada día, me levanto con una iniciativa y con un humor. Hoy el día se ha levantado también con un humor claro, alegre, sin una pincelada blanca. Nítido, como ha sido mi humor, porque me ha llegado una buena noticia familiar, y, en estos tiempos tan turbios, una buena noticia es como un oasis en el desierto perdido, reseco y sin horizontes.

Esta idea no se le ha ocurrido a nadie. Y me ha venido, porque observo, cada día,  que cada día se habla peor.  Estamos devastando nuestra morfología, nuestra semántica (léxico), nuestra sintaxis: la Lengua toda con sus reglas; y, además,  estamos injertando en nuestro vocabulario anglicismos innecesarios hasta en la  sopa, que nos obligan a  interrogarnos, pero estos, ¿dónde van?

 El otro día me escriben un mensaje por facebook, y me aparecen las palabrejas “tb”. y “q.” Las rebusqué en el diccionario de la Real Academia, (que es el que más sabe de esto), y nada. Me acerqué a la librería más grande de Salamanca y le pregunté al librero si existía un diccionario nuevo, donde pudiera hallar el significado de “tb”. y “q.”, y el hombre no me pudo atender. Lo siento. Y me volví a casa y consulté el diccionario de Lamano y nada. Bajé de la estantería la Gramática de la RAE, y di con el capítulo que habla de la fonética (de los sonidos y de las letras) y me tropecé con la “t” y la “b”, y explica que la “t”, es dental y la “b”, bilabial. Y, entonces, intenté pronunciar la “t”  y  la “b” al mismo tiempo, (al unísono) y ver si me decían juntas algo, y fui incapaz. Y así estuve con la tentativa durante la hora de paseo en la “huerta el cura”, y no conseguí nada.

Y de vuelta al hogar, la churrería de Paquito estaba abierta y con cola, y un individuo le dice a otro: “Tú estás detrás mío”. Más caldo, Catalina.

Y para calmar mi tristeza y mi fatiga profesional de cuarenta años, me vino a la mente el pronto de “replantearme dar clase de Lengua en facebook. Sería un acierto ¿no crees?, y una apuesta en favor de nuestra habla, una de las más ricas del mundo.