¿El futbolista "cachas" será una tendencia futura?

La musculatura de Adama Traore abre un debate interesante sobre la preparación física de los futbolistas
Adama Traoré ha llegado a la selección española con una presencia atlética fuera de lo común, más parece un culturista jugando al fútbol. Foto EP

           En 2006, Luis Aragonés sólo hacía que repetir que el futbolista español estaba carente de “preparación física de base” y con ello, parecía justificar que otros equipos nos superaran en el terreno de juego. O sea, en esos momentos ya le daba más valor a lo físico que a lo técnico.

Luego resultó que, en 2008, España ganó el “Europeo” con los Iniesta, Silva, Xavi Hernández, etc., o sea, “los pequeñitos” de entonces que no podían practicar un fútbol de disputa, de choque, pero que podían manejar la pelota y asociarse en torno a ella mucho mejor que la mayoría.

Y con aquellos fundamentos, renunciando Aragonés a los tan cacareados fundamentos de la “preparación física de base”, se ganó el europeo con un fútbol brillante, acorde a las cualidades de los jugadores. Eso sí, además de controlar el juego, aquellos futbolistas tenían también una condición atlética suficiente para ganar a pesar de sus excelentes cualidades técnicas.

         Adama Traoré ha llegado a la selección española con una presencia atlética fuera de lo común, más parece un culturista jugando al fútbol. ¿Tendencia o excepción? El preparador físico del Getafe, Javier Vidal, estima que el cuerpo de Adama “responde a una progresión. Tiene condiciones innatas o genéticas, pero habrá un trabajo detrás. El beneficio de ese trabajo es la potencia, su punto fuerte, y la velocidad. En el Barça B era rápido y ahora es más rápido gracias a ese cuerpo. No ha frenado su talento ni le ha hecho menos ágil. Antes se habría dicho que un cuerpo así era muy rígido”. 

En cierta ocasión, personalmente pregunté al Doctor Avelino, médico de la U.D. Salamanca si era bueno que los futbolistas comiéramos buenas ensaladas de lechuga y tomate. Y con sorna, me contestó: “Todavía no he visto ningún grillo que pese doce kilos”.

           Vidal, preparador físico del Getafe, es muy drástico: “Todos van a acabar ahí. En dos años, el que no esté muy fuerte no jugará en Primera. Al delgado o esquelético con buena técnica no lo verás. Todo se va a igualar. 

Del Bosque insiste: “En el futuro no veo la muerte del toque ni que sólo se vaya a un tipo de futbolista fuerte. Pero si hemos visto a Xavi, Iniesta, Silva, Cazorla, etc., madre mía” (…) “Sobre Adama hay que tener paciencia. No hay que enamorarse de un jugador por un partido”.