Advertisement
Jueves, 21 de enero de 2021

“La pandemia nos ha impactado de lleno, por eso necesitamos más que nunca el apoyo de las administraciones” 

“Esperamos que el Día Nacional del Daño Cerebral y el Día Mundial del Ictus sirvan para ayudar a visibilizar tanto al colectivo del daño cerebral como sus necesidades de atención e inclusión social”
Acciones para visibilizar el daño cerebral adquirido en la Asociación Salmantina Asdace. Foto: Asdace

“La pandemia del Covid-19 nos ha impactado de lleno”, por este motivo “necesitamos más que nunca el apoyo de las administraciones”. Es el llamamiento de la Asociación Salmantina de Daño Cerebral Adquirido (Asdace) en un año que “está siendo particularmente duro para nuestro colectivo”. “En Asdace tuvimos que detener la  atención presencial. Sacamos  fuerzas extraordinarias y adaptamos  las terapias al formato telemático, pero aún así era imposible igualar la calidad del trabajo presencial. Por ello, a las personas con daño cerebral y a sus familias se les vino el mundo encima y dieron pasos atrás en su rehabilitación. Su rendimiento físico, cognitivo o de lenguaje se vio sumamente afectado, así como su estado emocional, a pesar de estar acompañados de forma virtual por los distintos profesionales de la asociación en todo momento”. 

El pasado lunes,  26 de octubre, se celebró el Día Nacional del Daño Cerebral, y, el este jueves día 29 tiene lugar el Día Mundial del Ictus, unas fechas en las que quieren recordar que “casi medio millón de personas con daño cerebral siguen teniendo unas condiciones de vida muy difíciles. En la mayor parte de los casos, insostenibles”.

“A estas personas un ictus, un traumatismo craneoencefálico o un tumor cerebral, entre otras causas, les cambió por completo su mundo de manera súbita. En un instante su día a día dio un vuelco radical. Sus relaciones, sus capacidades y sus preocupaciones nunca volvieron a ser las mismas. Tampoco para sus familias: porque una persona con daño cerebral es una familia con daño cerebral”.

Desde la llegada de la ‘nueva normalidad’ la actividad “ha podido retomarse  de forma semipresencial en la entidad, cumpliendo al máximo las medidas sanitarias oportunas para que el  centro sea siempre un entorno seguro; no obstante, las nuevas olas de contagios que estamos viviendo en la actualidad hacen que la situación sea compleja, seguimos luchando todos juntos, familias, personas afectadas y profesionales “codo con codo” aunque sea de forma virtual, y por todo ello ahora necesitamos más que nunca el apoyo de las todas las Administraciones al Movimiento Asociativo de Daño Cerebral”. 

Todo esto coincide con el 25 aniversario de FEDACE, la Federación Española de Daño Cerebral de ámbito nacional, que se creó en octubre de 1995 con el objetivo de representar a las personas con daño cerebral y sus familias, sensibilizar a la sociedad sobre su realidad y reclamar a la Administración Pública la atención y el apoyo especializado que precisan. Han transcurrido 25 años y, “aunque sí que se han producido algunos avances en el reconocimiento y la atención al Daño Cerebral, la mayoría de las reivindicaciones siguen vigentes”.


Actualmente son 46 entidades, entre las que se encuentra Asdace, y más de 11.000 familias representadas en FEDACE y “entre todos podemos y debemos lograr que se ejerzan y se respeten los derechos de las personas con daño cerebral y sus familias, ya que cada vida salvada merece ser vivida con dignidad”. Para ello, consideran fundamental:

  • Que se desarrolle e impulse una Estrategia Nacional de Atención al Daño Cerebral que garantice la máxima calidad de vida posible a cada persona con Daño Cerebral. 
  • Que se elabore un censo de personas con Daño Cerebral para así dimensionar los recursos necesarios para garantizar la calidad de vida e inclusión social de este colectivo.
  • Que se incluya a la familia como parte beneficiaria del proceso de atención, y no sólo como parte colaboradora; con el objetivo de que ésta también reciba la información, formación y apoyo psicológico que se precisa durante todo el proceso.
  • Que en los planes de atenciones sociales y sanitarias se contemplen las necesidades específicas de las personas con Daño Cerebral con mayor vulnerabilidad, como son las personas con daño cerebral severo, los menores con Daño Cerebral y las personas con alteraciones graves de la conducta; así como de sus familias.
  • “Esperamos que tanto el Día Nacional del Daño Cerebral como el Día Mundial del Ictus sirvan para ayudar a poner de manifiesto la importancia de estas demandas y visibilizar tanto al colectivo del Daño Cerebral como sus necesidades de atención e inclusión social, especialmente vulneradas en un contexto como el actual. Todas las entidades del Movimiento Asociativo de Daño Cerebral somos imprescindibles, porque la calidad de vida de las personas con daño cerebral y sus familias mejorará gracias a nuestro trabajo y al esfuerzo de todos y todas. Dado que una vida salvada merece ser vivida, sigamos construyendo dignidad”.