Advertisement
Domingo, 17 de enero de 2021

Cómo limpiar la cal de la Vaporeta

El agua caliente con vinagre blanco, una solución casera muy eficaz

Durante los últimos años, las vaporetas han sido uno de los pequeños electrodomésticos que han logrado aglutinar una mayor atención entre el público general. En su versatilidad encontramos uno de sus grandes secretos, siendo capaces de limpiar todo tipo de superficies: desde los cristales hasta el colchón. Pasando por las cortinas o cualquier otro elemento de nuestro hogar que se nos ocurra. 

Con el objetivo de poder asegurar su vida útil, es importante tener en cuenta el mantenimiento que se debe llevar a cabo. Especialmente en todo lo relacionado con su exposición a la cal. Si bien es cierto que comprar una de estas vaporetas te ayudarán a minimizar su mantenimiento, puesto que por su calidad cuentan con todos los materiales y la tecnología suficiente como para garantizar su correcto funcionamiento, la realidad es que existen una serie de aspectos a los que debemos centrar nuestra atención. A continuación, una guía para asegurar la limpieza de cal de nuestra vaporeta. 

El problema de la cal en la vaporeta

En la mayoría de los casos es habitual el uso del agua del grifo para poder utilizar nuestra vaporeta. No obstante, conviene saber que en la mayoría de los casos esta agua no llega exenta de elementos químicos y de minerales. Las dos principales causas de que la cal comience a aparecer en nuestros pequeños electrodomésticos.

 Cuando se observa que el depósito de nuestra vaporeta comienza a acumular cal, es el momento de llevar a cabo una limpieza. Dependiendo del modelo por el que nos decantemos, es importante que conozcamos que existen opciones que cuentan con indicadores de cal a través de una luz led o de un mensaje en la pantalla digital. No obstante, cuando esto no ocurre, conviene extremar nuestras precauciones. 
Cuando nuestra vaporeta comienza a calcificarse, es habitual que ésta presente un comportamiento anómalo. Desde la necesidad de una mayor cantidad de tiempo para calentar el agua hasta lo relacionado con la manera en cómo el vapor de agua sale de la boquilla. 
 

El descalcificante, la opción más recomendada por los fabricantes

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, en el caso de que llevemos a cabo su mantenimiento de manera regular, el proceso de limpieza de cal de nuestra vaporeta no tiene ninguna complejidad asociada. No necesitando de una gran cantidad de elementos de una inversión de tiempo por encima al habitual. 

El método más eficaz es la compra de un descalcificante. En la gran mayoría de los casos, cada fabricante cuenta con sus propios propios. No obstante, en el caso de que nos ea así, también conviene saber que existen marcas que se encargan de la fabricación de este tipo de elementos de manera general. Siendo compatible con cualquier electrodoméstico, con independencia de la marca. 
 

El descalcificante se debe colocar dentro del depósito de agua y dejarlo en su interior durante una cantidad de tiempo que debe venir indicada en el envase del propio producto. Por su naturaleza, es importante tener en cuenta que este tipo de productos pueden llegar a dañar ciertos elementos de nuestra vaporeta, por lo que es importante que sigamos todas las instrucciones de uso que se encuentran en el propio producto. 


Una de las ventajas que se desprende del descalcificante de los fabricantes es que éstos están especialmente elaborados para ofrecer la mejore solución de acuerdo a cada tipo de vaporeta en cuestión. Siendo una opción especialmente recomendada, sobre todo cuando la vaporeta todavía no tiene un gran número de usos y se trata de maximizar su vida útil. 
 

El agua caliente con vinagre blanco, una solución casera muy eficaz

Otra de las soluciones más eficaces por las que podemos decantarnos es por la efectividad del vinagre blanco en su mezcla con agua caliente. Para poder llevar a cabo este remedio es suficiente con colocar dentro del depósito de agua una mezcla a partes iguales de agua y de vinagre. Acto seguido, enciende la vaporeta y déjala que su mecanismo interno trabaje de manera habitual. 

Una vez hayan pasado unos minutos y te hayas asegurado de que la solución que has vertido en su interior ha recorrido todos los conductos internos de tu vaporeta, enjuaga con agua el depósito y asegúrate que queda completamente seco. Durante los próximos usos podrás comprobar como el nivel de cal ha descendido hasta desaparecer por completo. En el caso de que no sea así, puedes repetir esta solución tantas veces como quieras, hasta que el resultado sea el deseado. 
  

Como se puede comprobar, son diversos los métodos que podemos encontrar para asegurar la limpieza y el correcto mantenimiento de nuestra vaporeta. Si bien es cierto que un descalcificante nos asegura un resultado inmediato y especialmente desarrollado para nuestra vaporeta en cuestión, los remedios naturales también pueden consolidarse como una opción muy interesante. En ambos casos, siguiendo estas instrucciones, podrás encontrar la mejor solución con la que garantizar al máximo la vida útil de tu vaporeta.