Advertisement
Miércoles, 27 de enero de 2021

"Noto a diario el miedo de los clientes. Creo que se está culpando a la hostelería y los restaurantes sin sentido"

Asegura que la caída en los ingresos ya es de más de un 50% mientras pide a las administraciones ayudas como bajada de impuestos y a los clientes que pierdan el miedo a salir 

Los restaurantes sin duda son los grandes damnificados por la nueva realidad que dibuja el denominado ‘toque de queda’ y que hoy por hoy da al traste con buena parte de unos ingresos que ya venían tocados de muerte desde el pasado mes de marzo.

Pequeños locales, especialmente ubicados en la provincia de Salamanca, que han convertido su apertura de puertas en una lucha diaria por mantener vivo uno servicio y unos empleados que no vislumbran un futuro mínimamente luminoso, al menos durante esta recta final del año.

Iván Zurdo es gerente del restaurante Pepe en Peñaranda, negocio con solera y dedicación desde hace décadas por la buena gastronomía, la de ‘puchero y vanguardia’ que tan codiciada y reclamada es por vecinos y visitantes, y que hoy ve con miedo e incertidumbre el horizonte que se dibuja tras las puertas de su negocio cada mañana.

¿Que está suponiendo para tu negocio el toque de queda?

I.Z: Ahora mismo estamos perdiendo muchos clientes cada día. Ellos no salen y el problema es que la gente dice que los peores y los que más están perjudicando esta situación son ellos, noto su miedo. El problema que hay en España es que está todo muy jodido porque nos dejaron abrir julio y agosto con restricciones, luego nos cambian el formato y ahora abrimos más tarde y cerramos antes… y ¿qué hacemos? Creo que estamos viviendo una situación que, al menos en cuanto a las normativas, es dar palos de ciego, ademas de culparnos sin aparente sentido.

¿Cuál es la situación actual del comedor con el toque de queda?

I.Z: Pues las comidas de diario no han bajado en exceso, a lo mejor un poquito. El fin de semana le vamos capeando bastante bien, pero las cenas nada de nada. Si hay gente que viene a cenar a las ocho de la tarde, pero son obreros y a lo mejor te viene dos o tres al día, lo demás nada. La caja se reduce más de la mitad. El aforo en el bar es el 50% y no podemos servir en barra. Todos los días vienen los mismos…está siendo un verdadero sufrimiento cada día.

¿Cómo ves el futuro más inmediato?

I.Z: De momento mal, muy mal. Si cerramos a las diez de la noche no podemos funcionar ni medio normal… si ampliasen un par de horas como en Madrid por ejemplo, nos iría mejor. Es que cerrando a las diez es inviable porque la gente sale de trabajar a las ocho de la tarde, se toma una caña y se va para casa.

¿Has calculado las pérdidas que supone el toque de queda en tu negocio?

I.Z: Ha día de hoy calculo que estaré entre el 50 y el 70% de pérdidas. La situación también es muy cambiante, nada es como antes. Ahora más o menos estamos bien, pero llega el puente de Los Santos, que es muy bueno, y ya no va a poder ser tampoco. Yo he hablado con más hosteleros y estamos todos iguales. Todo son exigencias, restricciones, medidas, miedos…creo que con los establecimientos hosteleros no debería de haber tanto problema porque somos, creo, los lugares más seguros para que la gente pueda disfrutar…creo que nada que ver con los pisos y las fiestas que vemos denunciadas cada día.


Y los fines de semana ¿Cómo lo hacéis?

I.Z: La gente siempre sentada. Pero ya se van notando las medidas…el viernes y sábado muy bien, pero el domingo fatal. El sábado los jóvenes salen y ayuda…los que no salen son la gente mayor y lo que no entiendo es que todo el mundo culpe a la hostelería de todos los males…creo que no somos el mal de esta pandemia, pero el miedo, que es libre, puede a muchos.  

¿Tú crees que se está culpabilizando a la hostelería de la actual situación de alerta sanitaria?

I.Z: Se está culpabilizando principalmente a los jóvenes. Yo entiendo que son jóvenes y tienen que salir pero, si te soy sincero, hoy por hoy te digo que prefiero morir de Covid que no de hambre o de sed como dicen muchos, entre ellos, la mayoría de los jóvenes. Como no sabemos de donde viene esto…

¿Te has planteado cambiar el concepto de negocio, apostar por comida a domicilio por ejemplo?

I.Z: Yo creo que en pequeñas localidades como Peñaranda eso no funcionaría y no me interesa de momento…si no hubiese otra opción lo mismo si lo hacía…si me tocase cerrar todos los días porque a la gente que viene a comer todos los días no viniera lo podría plantear, pero hoy por hoy no.

¿Qué reclamas de administración? ¿Y de la sociedad?

I.Z: A la administración local le pediría que nos bajen un poquito los impuestos, no estaría mal yo creo sinceramente. El problema que hay demasiado miedo y la sanidad pública está llena de gente porque se ha gestionado mal, se ha hecho mal. Nos pilló el toro una vez y nos va a pillar otra más… creo que si hubiéramos cerrado antes a lo mejor estaba atajado ya el problema, pero tampoco creo que vaya a ser así… No nos cierran a todos porque no nos quieren pagar, creo. Si a mí me ayudan ahí paro. Pero si no hay para pagar alquiler, el trimestre, materia prima todos los días…de que vivimos…arriba esto no se ve ni se vive, al menos eso parece.

Si las medidas se mantienen así, ¿Cuánto tiempo se puede seguir luchando un negocio?

I.Z: Eso depende de uno. Yo por las comidas a lo mejor libro algo más, pero los bares que no tengan comidas… La barra no deja nada de dinero ahora mismo, por la mañana algo sí, pero por la tarde no hay nadie, los mismos de todos los días, los cuatro amigos que se toman cuatro cañitas…

¿Qué le pides a la gente?

I.Z: Paciencia y que no tengan miedo ya. No se tiene que tener miedo a venir a los restaurantes y bares. El problema es que la gente de mas de 60 años no sale y los jóvenes los domingos se van a sus lugares de estudio o trabajo… todo se junta, pero sobre todo que la gente, sea de la edad que sea, pierda el temor a venir a los establecimientos y vivir, estamos más que preparados y preocupados para que todo sea más que seguro.