Advertisement
Viernes, 22 de enero de 2021

Sentido común 

Buenos días, señor Manuel.

Lo mismo digo, prenda.

Más bien le digo yo; y le pregunto interesado ¿Sabía usted que un señor llamado-Joseph Murphy-, decía? : “Las principales cualidades que determinan al ser humano perfecto, son: “La generosidad, la humildad, la cortesía, el desprendimiento, la paciencia, el buen carácter, la sinceridad…

¡Casi ná! No conozco de nada al buen señor que mencionas. Pero… ¿No será el que dijo aquello de-“todo lo que está mal; puede ponerse peor”, más o menos?

Casi seguro; pero tampoco me “suena” mucho. Bueno, sea quien sea pienso que cuando se refiere a-Humildad-, acierta plenamente, y así lo han reconocido otras personas célebres como-Agatha Cristie-: “Cuando no hay –Humildad-, las personas se degradan”….

Sí, señor Manuel. Y también-Somerset Maughan-: “Sólo avanzada mí vida me di cuenta de cuán fácil es decir; no lo sé”.

Pero-Murphy-, se queda corto en sus “bondades”; ya que podía haber añadido otras no menos importantes: “Fe, Esperanza, Caridad, sin olvidar-SENTIDO COMÚN-, que será el compendio de todas ellas… SENTIDO: “Modo particular de entender una cosa o juicio que se hace de ella”. –COMÚN-: “Facultad, que la generalidad de las personas tienen, de juzgar razonablemente las cosas”.

Pues eso. Y ya lo aseveró la gran-Agatha Cristie-, antes… se degradan.

Alto, alto señor Manuel: usted siempre con  “el colmillo ligeramente retorcido” y creo que muy “entre líneas” en ese redescubrir las raíces del árbol que somos; se está “metiendo” con las clases políticas que padecemos, en las que todos están convencidos de que sus opiniones son las correctas, pero…sin-SENTIDO COMÚN-, NINGUNO.

Nuestra-común-, amiga-Mari Loli diría. Por Diosssss…

Y no queda ahí la cosa; ya que nosotros podríamos añadir-Concordia-, que es: “Conformidad y unión”. Pues nos vendría bien una vez llegados a este punto, en el que estamos,  no después de dar muchas vueltas, siendo además de gran ayuda para  el desenlace de una historia singular que le voy a contar con su permiso a continuación.

¡Si no hay más remedio!

Verá. Hace varios años: Manuel Fraga, (ver foto), Isidoro Terol (ver foto), y un servidor, fuimos sus protagonistas. Se celebraba en la-Asociación de Vecinos-NAVEGA-, de-Garrido Norte-un acto político al que habían sido invitadas las demás –Asociaciones de Vecinos-, de Salamanca. Isidoro acudía a la cita como secretario de-AGASUR- y yo por ser-Concejal-, representante de-Garrido Norte-por-AP. (Estaba también en el acto-Orti Bordás… que más tarde fuera-Presidenta del Senado). Había mucha expectación; ante lo que pudiera decir-Fraga-y también sobre la réplica de-Terol.

Al final de la disertación-Terol-, quiso intervenir con sus alegaciones desde el fondo de la sala. Pero alguien presente con malos modos, se lo intentó impedir, organizándose un tumulto. Fraga  me preguntó si yo sabía lo que ocurría. Así que rápidamente le informé de quien era –Isidoro Terol- su fama de crítico duro y a quien representaba.

Con voz potente y autoritario-Fraga-, acalló la algarabía, diciendo: “El señor del fondo que quiere hablar, que pase hasta aquí”. Isidoro se acercó, dijo en voz alta lo que pensaba y al final del acto-Don Manuel-, le regaló un libro que estaba presentando en aquella Campaña electoral.

¿Fue como lo estoy escribiendo? Amigo Isidoro.

Así ocurrió Anselmo. Fue un incidente propiciado por el intransigente de turno. Y efectivamente el señor-Fraga-, me regaló un libro que aún conservo.

REFLEXIÓN APROPIADA. “Lo sucedido en la-Asociación de Vecinos-NAVEGA-, DE-GARRIDO NORTE-, fue cierto e insólito… ¿Un milagro?... Pues no; solamente una cura de-HUMILDAD-, para dos personas significadas. Una Manuel Fraga “que era como era” y la otra-Isidoro Terol-, que también tenía “lo suyo”. Los dos bajaron sus pretensiones y crearon “casi un milagro de convivencia”. Al que añadieron… el-SENTIDO COMÚN y LA-CONCORDIA”.

Mari Loli, hubiera vuelto a repetir… ¡Por Diosssss!

NOTA. A mí también-Don Manuel me regaló su libro. Pero en el tumulto y los nervios; alguien lo “robó”, como el carro a Manolo Escobar…  y el libro era mío. Pero ello es otra historia.

Siempre he recordado con cariño la—Entrevista- que le hice a mi buen amigo-Isidoro Terol- un tiempo después en una tarde del mes de julio… ¡que ya es antaño! Él degustando una copa de-Pacharán con hielo y siempre un buen puro encendido, un servidor tónica fresquita. Mientras una ligera brisa revoloteaba papeles en el suelo de la terraza del-Bar Ecuador-… allá en-Garrido Norte-. Pues eso.