Domingo, 29 de noviembre de 2020

Cambio en los hábitos alimenticios de los buitres con más ataques a las explotaciones ganaderas

La falta de alimento en el campo y un incremento poblacional de esta ave carroñera están provocando este giro en su comportamiento

Estado de una vaca limusina preñada en una finca de Bercimuelle, tras un ataque de buitres, en este mes de octubre

Los responsables de la Unión de Campesinos en Castilla y León (UCCL) han advertido este lunes de un cambio de los hábitos alimenticios de los buitres que están provocando "continuos ataques" a las explotaciones ganaderas.

A través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, la OPA ha insistido en que los ataques de los buitres en las explotaciones ganaderas son cada vez más frecuentes en Castilla y León motivados fundamentalmente por la falta de alimento en el campo y por un incremento poblacional de esta ave carroñera que está provocando un cambio en sus hábitos alimenticios.

"Los ganaderos estamos observando cómo los buitres aprovechan cuando una vaca está de parto o, incluso, cuando una oveja se encuentra descansando para abalanzarse sobre ella en manada y acabar con su vida, atacando sobre sus partes más blandas hasta darle muerte", ha explicado la OPA en referencia al último ataque conocido y registrado en una explotación de ovino de Alaraz (Salamanca), próxima a una granja de porcino donde, según relata el ganadero afectado, es fácil encontrar bandadas de buitres sobrevolando su explotación en búsqueda de alguna presa que comer.


En esta ocasión, el ataque de buitres produjo la muerte de una oveja aunque desde UCCL recuerdan que no es el primer ataque que sufre está ganadería que padeció el primero en 2015 con cinco ovejas muertas. "Estos animales no presentaban ninguna anomalía ni mordeduras, por lo que el ataque se debió a los buitres, igual que en esta última ocasión", asegura la OPA.

Ante los continuos ataques que está provocando esta ave necrófaga en toda la comunidad, UCCL ha reclamado a la Junta de Castilla y León que tome ejemplo de comunidades como Madrid o Castilla-La Mancha e incluya en sus ayudas una compensación por los daños directos y por el lucro cesante producido por los ataques de buitres en las explotaciones ganaderas.

"Estas ayudas son fundamentales desde el punto de vista medioambiental, para que los profesionales ganaderos puedan seguir desarrollando su labor medioambiental que resulta indispensable para el medio ambiente, al mismo tiempo que se compatibiliza con la presencia de estas aves carroñeras, que han cambiado sus hábitos alimenticios a consecuencia de escasez de alimento y su incremento poblacional", reivindica la OPA.