Miércoles, 25 de noviembre de 2020

“Miremos por nosotros mismos, tenemos que cuidarnos, no esperemos a que lo hagan los políticos”

El y otros siete miembros de su familia se contagiaron por coronavirus, lo que les obligaba a aislarse y cerrar temporalmente el negocio que regenta. Hoy sigue arrastrando algunas secuelas que le ha dejado el virus
Ángel Luis González Morales, peñarandino que ha superado el coronavirus

El Covid-19 no entiende de territorios, edades, situaciones personales ni momentos, eso ya parece más que claro. Es luchar contra un enemigo invisible que nos acecha de manera directa en cualquier lugar y que, cuando llega, requiere de un esfuerzo añadido a nivel personal, para luchar por la salud y no perder el ánimo.

Un contagio, que parece marcar el inicio de una nueva vida. Al menos así parece para muchos de los que ya han pasado por el trance de ser positivos y que, como en el caso de Ángel Luis González Morales, profesional de la carpintería en Peñaranda, quien ha visto paralizada su vida personal y profesional tras la irrupción del coronavirus en su hogar.

¿Cómo te encuentras hoy?

A.M: Bien. Ha quedado alguna secuela como la tos o la garganta aún resentida y sin recuperar la normalidad pero en general puedo decir, podemos decir, que bien.

¿Cómo te contagiaste?

A.M: No tengo ni idea. Mi mujer trabaja en Ayuda a Domicilio y sí que estuvo atendiendo a un señor que, tras una comunión y una reunión con familiares llegados de Madrid, dio positivo. Ella se incorporó tras sus vacaciones al trabajo y él ya estaba con síntomas…no sabemos si fue ahí o un encuentro de otro familiar con gente en Malpartida, donde había muchas personas de otros lugares que no llevaban mascarilla y quizás también pudiera estar ahí el origen…pero realmente no lo tengo claro.

¿Cuándo empezaste a sospechar que algo no iba bien?

A.M: Pues todo empezó el primer fin de semana de septiembre. Mi mujer ya empezó a encontrarse mal y mi hija también, casi al mismo tiempo. Yo apenas unos días después empecé a encontrarme mal y, cuando pude contactar por teléfono con el Centro de Salud, que fue una odisea conseguirlo, ya me hicieron la prueba y dos días después me confirmaron que era positivo en coronavirus. Y conmigo parte de la familia.

¿Cuántos casos habéis tenido en la familia?

A.M: En total hemos sido positivos ocho personas dentro de la familia, todas prácticamente a la vez. La inmensa mayoría con síntomas leves salvo mi hija que tuvo una tos muy muy fuerte y cuando le han recetado algo ya se tenía que incorporar al trabajo…nadie quería recetarla nada…si hubiera estado dos o tres días más así antes de recibir tratamiento tendríamos que haber recurrido a servicios de urgencia sin duda. Y hoy aún continúa con secuelas, persiste la tos. Yo estuve ocho días con fiebre continua durante todo el proceso y también me han quedado secuela de todo lo vivido.

¿Durante todo este tiempo la empresa que regentas tuvo que cerrar?

A.M: Si si claro, pero además mi mujer también ha estado de baja, y mi hija y mi nuera y mi cuñada…y así todos.


¿Has sentido la sensación de que la gente te pueda mirar de manera diferente tras saber que has sido contagiado?

A.M: Pues en general la gente por la calle no, pero sí que tengo amigos que me tratan con mucho recelo. Ponen mucha distancia y lo hacen con muchas muchas precauciones, como reacios a tener un acercamiento. De hecho yo no he pisado los bares hasta estos días ya que aún tengo cierto recelo de estar en ellos. Hay gente que incluso ha compartido conmigo café diario y no ha vuelto a llamar, ni a contactar lo mas mínimo. Parece que aún hay miedo a tener esa cercanía a pesar de estar ya totalmente fuera del virus…una situación que no ha pasado en el resto de mi familia.

¿Habéis recibido el apoyo de amistades o vecinos durante los días de aislamiento?

A.M: Si. Estoy muy agradecido sobre todo a una vecina, que está con nosotros puerta con puerta, y que se prestó desde el primer día a ayudarnos. Ella ha ido a la Farmacia, a la compra, incluso a recoger partes de baja al Centro de Salud…eso ella…en cambio sí que hemos vivido el caso de una persona que habitualmente venía a hacer la limpieza de la escalera del bloque y que se negó al saber que estábamos contagiados…es algo que aun no entiendo.

¿Qué le dirías a la gente que aún no se está tomando en serio el virus y la situación sanitaria que vivimos?

A.M: Hay que ser responsables, todos y cada uno de nosotros, de manera individual. Ahora observo las salidas de los colegios, los padres todos juntos alrededor de la puerta, en grupos, como si nada pasara…y me da miedo esta situación la verdad. Creo que no debemos esperar ni a los políticos ni a los científicos. Si nosotros tomamos las medidas que debemos tomar, si seguimos haciendo la vida familiar y amistosa con las precauciones que debemos tener…si tenemos que sacrificar parte de la vida social, como ha sido mi caso, lo tenemos que hacer y punto. Miremos por nosotros mismos, tenemos que cuidarnos, no esperemos que lo hagan los políticos. Esto es muy serio, hay gente que lo está pasando muy mal e incluso está muriendo.

¿Qué ha supuesto esta situación a nivel psicológico?

A.M: Ha sido un agobio muy grande, no solo para mí, sino también para mi mujer que ha tenido que estar en casa mes y medio. Lo bueno es que hemos podido vivirlo juntos y lo hemos pasado al final todos a la vez, eso ha creado una unión muy importante. Ahora veo como los políticos se contradicen y me deja muy mal de ánimo, creo que lo importante está en cómo nos cuidemos y superemos situaciones como esta, seamos responsables.